MENU

INTRODUCCION A LA GNOSIS

 

NAVEGACION

 

En el Vestibulo del Santuario. Clases de Produccion.

Existen dos clases de producción bien definidas y al alcance de toda comprensión: LO QUE NECESITA EL HOMBRE PARA VIVIR Y LO QUE NECESITA PARA SU COMODIDAD.

Lo que necesita para vivir, lo crea Dios y lo cultiva el hombre.

Lo que necesita para su comodidad lo elabora el hombre con los productos que crea Dios.

Lo primero es primordial para la vida y su consumo iguala a los hombres.

Lo otro no es primordial y su consumo lo divide en muchísimas clases, según el uso y consumo de lo que el hombre elabora.

Podríamos decir, que el hombre según se ocupe en cultivar las cosas que crea Dios; o sean las que sirven para dar vida, y las que elabora el hombre; que son las que sirven para su comodidad. A los unos, se les llama campesinos, labriegos. Colonos, etc., y los otros; obreros, artesanos, profesionales, etc.

Los campesinos según las cantidades que producen van adquiriendo los nombres de agricultores, ganaderos, hacendados, etc.

Los obreros y artesanos según las cantidades que producen pasan a ser fabricantes, industriales, magnates, burócratas, etc. Dentro de los elementos que el hombre construye para su comodidad, quedan incluidos los que usa para su defensa y los que le sirven para mantener sus vicios y placeres.

El hombre como fiel idolatra del Becerro de Oro, desdeña las cosas que cría Dios y se esmera por las que él elabora. Esto ha permitido que el campesino, que es el que se encarga de brindarle al hombre los elementos que le sirven para dar vida, haya quedado relegado, ni se le tiene en cuenta, y si se le recuerda, es en forma compasiva, en el escalafón social no ocupa puesto, solo por el hecho de no poseer finas costumbres que viene a ser en resumen el resultado a que aspira nuestra cultura actual.

En cambio, los que elaboran los elementos para su comodidad, para sus vicios y placeres y hasta para la muerte, forman la élite social en medio de aplausos y sonrisas.