MENU

INTRODUCCION A LA GNOSIS

 

NAVEGACION

 

En el Vestibulo del Santuario. Corregir el Mal.

Luego horrorizada y sin dar con la causa del mal acude a los peores castigos para su corrección e inventa leyes, cárceles, penales, panópticos, trabajados forzados, el castigo corporal y hasta la muerte, para así tratar de regenerar o extirpar el mal; pero el mal no solo sigue en pie, sino que muy a pesar de las leyes y castigos existentes, sigue avanzando en forma arrolladora.


Las cárceles y los panópticos son antros de corrupción: allí tienen cabida las peores indecencias, y el problema sexual adquiere caracteres repugnantes.

Almas perversas, almas afines en convivencia fácilmente se corrompen unas con otras, y así en vez de extirpar el mal lo que se consigue es aumentarlo.

En estas condiciones las cárceles y los panópticos para regenerar al delincuente, se le aumenta el odio hacia la sociedad de la cual procede luego ese no es el camino para regenerarlo, porque no logra la finalidad que se persigue, que es convertir a aquellos delincuentes en dividuos útiles a la sociedad.

Reformar es volver a formar y si se va a combatir el mal con violencia, con castigos vergonzosos, con grillos y cadenas, esto viene a aumentar el mal. Al mal no se le opone el mal porque lo aumenta.

Al mal se combate es con el bien, que es su contrario, como ser el calor del frio, lo duro de lo blando, la luz de la oscuridad.

Al mal para extirparlo se le opone su contrario, el bien.

Si los delincuentes causan mal a la sociedad, para regenerarlos hay que buscar, el modo o la forma de que le hagan bien a la sociedad, o sea lo contrario del mal, y esto es factible haciendo que el castigo se convierta en cosas provechosas para la sociedad, y para ello exponemos los siguientes puntos:

  1.  Fundar granjas agrícolas con suficiente cantidad de tierra para su labranza y el cultivo de alimentos que den vida. Allí la agricultura, la avicultura, la apicultura y todo aquello que sea creación de vida. Cuando el hombre hace producir a la tierra se agita dentro del plan divino. Para nuestro gobierno esto no es problema porque dispone de inmensos baldíos. El dinero que se emplea para cárceles, emplearlo en colonias agrícolas, donde cada penado tenga su pedazo de tierra y luego según sus merecimientos, lo tenga fuera de las colonias cuando haya cumplido su condena y viva con su mujer, aislándolo así de la vida urbana y evitándole que vuelva al lodo del cual procede.
  2. Todo hombre que tenga un arte o una profesión, que pague su condena trabajando dentro de las granjas en lo que es experto. En vez de policía externa que se usen alambradas eléctricas de alto voltaje.
  3. Mantener psicólogos que estudien las aptitudes de los penados y luego se les enseñe oficios y artes según sus aptitudes. La enseñanza debe ir acompañada de buena asistencia social, películas regeneradoras y libros constructivos, etc.

Con estas medidas se logra abaratar la vida y en ves estar el estado manteniendo perezosos y, formando expertos en el ocio, lograría una superproducción agrícola y por consiguiente, abaratamiento de la vida.

Así en lugar de ser los presos un estorbo, pasan a ser necesarios, de consumidores, pasan a productores, de carga pesada para la sociedad, pasan a ser un alivio para los pueblos.