MENU

MODULO 5

 

NAVEGACION

 

Modulo 5. Circulo de Generalidades I.

 

 

EL CÍRCULO O GENENERALIDADES  DEL ESOTERISMO CRISTICO PARTE I 

 

1.- El mundo esta compuesto de energías atómicas inteligentes, diversas e infinitas. Todo ser aspira y respira; solo el hombre aspira, respira y piensa. El pensamiento en el hombre es la base de sus aspiraciones, y la aspiración forma el futuro del hombre. Las inteligencias infinitas y diversas que palpitan en la Naturaleza esperan, ansiosamente, las aspiraciones y respiraciones del Rey de la Creación, para servirle y obedecerle. Cuando el pensamiento entra en los mundos de esta inteligencia se apresuran a obedecer, entregando la clave de toda comprensión. 

2.-El mundo de estas inteligencias es el mundo interno.  Lo que encadena al hombre  a su ignorancia es su pensamiento y sus aspiraciones en el mundo externo. No hay infierno ni cielo; no existe mal ni bien, sino en el pensamiento del hombre. En el pensamiento de halla lo verdadero y lo falso, cuando llega el hombre a distinguir entre los dos y cuando llega a desintegrar a los dos, logra la unión con su verdadero  YO SOY en el Reino de los Cielos. El cuerpo es la quinta esencia de estas inteligencias que residen en todos sus centros. Los inferiores (que otros llaman malas) residen desde el ombligo para abajo; las superiores (o buenas) desde el ombligo para arriba. 

3.-El objeto de la vida es convertir a los inferiores en superiores y el hombre se convierte en Dios. Por donde pasa un hombre Dios, purifica todos los átomos inferiores y llena la atmosfera de superiores. Pensar alto y aspirar hondo es atraer al cuerpo las más evolucionadas inteligencias. El átomo es una inteligencia viva que rodea el pensamiento, esperando la aspiración y respiración, para penetrar en el. Los átomos son ángeles inteligentes que tienen, como los hombres, jerarquías.

4.- El hombre en su cuerpo es la miniatura del Cosmos: Todo lo que esta arriba es igual a lo que esta abajo, y todo lo que contiene el Macrocosmos lo tiene el Microcosmos. El objeto del hombre es salvar a sus átomos inferiores que encuentran en la naturaleza inferior, mas no dominarlos. Una vez salvados desaparece toda aflicción: esta es la misión del Cristo en el hombre. El hombre que aspira y concentra, abre un camino directo a su objeto. Los átomos ángeles que residen en el mundo interno del hombre son dueños de toda Sabiduria.Los ángeles internos contestan toda pregunta dirigida por la concentración sostenida.

5.- La iniciación significa ir dentro en busca del Cristo, impulso que es el iniciador en toda sabiduría; todo hombre es su propio iniciador y su propio salvador. Quien busca en el interior de su Templo vivienda halla al Dios Intimo que mora en el. Nuestra actual edad es la más adecuada para esta búsqueda por medio de la concentración, aspiración e inspiración. Aspirar, concentrar y respirar átomos de luz nos conduce a la iluminación. Pensar y aspirar la belleza, es adquirir la BELLEZA.

6.- El objeto del pensar y del aspirar, en nuestra nueva edad, es libertar nuestros sentidos de la esclavitud de nuestros átomos inferiores para lograr el futuro desenvolvimiento. Cada centro, en el cuerpo del hombre, es un grado de conocimiento especial y todos forman una universidad; debemos cursarlos todos. Cada Grado es dirigido por un Dios maestro. Todas sus enseñanzas son internas, solo puede el hombre entrar en estos cursos por la aspiración y aprenderlos por la concentración. Toda sección en el cuerpo tiene una vibración y una ley individual; pero la Ley de las Leyes emana del Absoluto Intimo.

7.- Aspirar y respirar meditando, es el único camino que nos conduce  a la única Ley del Reino Interno.  El objeto de nuestra unión con el Íntimo es darle libertad de acción mas allá de nuestro cuerpo objetivo y ser consciente de sus obras.  La concentración es el puente tendido desde nuestro cuerpo hacia el Intimo Infinito, cuyo objeto es comunicarnos con EL. Respirar es vivir, meditar es crear.  El cuerpo físico es como en país que esta gobernado por varias jerarquías de su gobierno. Su Rey es el Pensador, sus gobernantes  son sus pensamientos y sus obreros obedientes son los átomos.

8.-  El Pensador es el Rey que vitaliza y estimula todas las dependencias gobernativas y obreras.  Un pensamiento sano, una aspiración pura y una respiración completa y perfecta, vitaliza todo el cuerpo.  El valle que separa nuestra mente del YO SOY se puede salvar con la meditación aspirada.  Una meditación en lo puro y justo pone en orden la atmosfera de nuestros ángeles trabajadores.  Una concentración voluntaria y perfecta une a los elementos de la mente con la conciencia de la Naturaleza.  Cuando el hombre medita y aspira, todo su cuerpo se convierte en un filtro: absorbe mucha fuerza hacia adentro y esta fuerza forma alrededor del cuerpo una armadura protectora que impide la penetración de las fuerzas destructivas.

9.-  Hay que meditar hasta obtener un pensamiento propio y una fuerza propia y no acudir a otros seres pidiéndoles protección.  El pensamiento propio viene de lo interior y es el que nos guía en el camino de la evolución y la liberación.  La meditación en el Íntimo, rasga la atmosfera que cubre la sabiduría divina, herencia de todo hombre.  Los archivos de la Sabiduría Divina están en manos de los Ángeles de la Luz que nos circundan y viven en nuestro cuerpo; para poseer esta sabiduría hay que conquistar a estos ángeles por la contemplación y la aspiración.

10.-  El hombre actual trabaja con la mitad de sus ángeles o átomos y cuando llega a estimular a la otra mitad, su unión será consciente y perfecta con Dios y se convertirá en una columna en el Templo del Reino Interno.  La Sabiduría Divina es Única, solamente su objeto varia según los ángeles atómicos que le enseñan. El hombre es bueno o malo según la calidad de los ángeles que prevalecen en el.  Hay que tener en cuenta, una vez por todas, que cada átomo es un ángel bueno o malo; superior o inferior. Una inteligencia superior puede comunicarse con la mente humana por medio de sus ángeles superiores y elevados, y una inferior por medio de sus ángeles inferiores. La salud física, psíquica y mental es el único poder a quien se someten los ángeles buenos internos, mientras que la enfermedad es casi siempre un instrumento de los inferiores.

11.- Todo excitante estimula la sangre y con ella los átomos inferiores que se hallan debajo del ombligo. Estos, excitados, obstruyen el camino que conduce al Reino Interno y nos comunican sus propias instrucciones falsas y malignas.  Meditación y aspiración puras abren la puerta del corazón que conduce a los diversos departamentos del Reino. La frase, puerta del corazón no es un término poético sino una verdad: en el corazón se encuentra una pequeña puerta de escape que esta custodiada por el Átomo Hijo o Logos quien la cierra y la abre según la calidad del pensamiento.  Un pensamiento de sacrificio y salvador puede abrir la puerta del corazón para descender, como Cristo al Infierno, salvar a los átomos de luz encadenados allí y subir con ellos nuevamente al cielo de la cabeza. El Átomo Demonio o Enemigo, que reside en la parte más inferior del Sacro del hombre, intenta siempre enviar sus ángeles malignos o átomos al corazón; pero la puerta esta siempre cerrada para ellos. Todas las células del hombre piensan, y toda célula  pensante se alimenta de los átomos que penetran por la respiración.

12.-  El mejor alimento para las células es el pensamiento puro.
Un pensamiento puro y una respiración solar, que absorbe la ventanilla derecha de la nariz, queman todos los residuos impuros que posee un hombre desde el pasado. La aspiración, respiración y meditación continuas y puras comunican al hombre con las más elevadas vibraciones de lo Absoluto Íntimo y entonces adquiere un poder mental ingente para dirigir a la humanidad. El hombre tiene muchos enemigos secretos que le perturban durante la concentración y la respiración; para vencerlos hay que dirigir el pensamiento al plexo Solar en la región del estomago; en este plexo residen las fuerzas lumínicas; estas fuerzas abren el camino al pensamiento y lo conducen hacia arriba, por la medula espinal, hasta llegar a la conciencia de lo Real interno, en donde mora todo saber y toda felicidad. En la medula espinal y sus ramificaciones se encuentran todas las ciencias del mundo desde el principio. Cada inteligencia angelical que reside en estas regiones es un archivo del saber: inventores, poetas, artistas, genios, etc., si son buenos reciben sus inspiraciones de la parte superior, y si son malos las reciben de la inferior.

13.- El libertino no puede penetrar en esta Universidad, porque su plexo solar carece de la energía o luz o de ángeles luminosos que le abren el camino. La energía creadora del sexo tiene que llenar con su poder todos los centros magnéticos y convertirlos en soles en la densa obscuridad del cuerpo. Esta fuerza de luz Creadora mantiene la salud del cuerpo, del alma y de los átomos dentro y fuera del cuerpo. Cada centro de poder tiene una comunicación directa con el Íntimo por medio de la energía creadora; pero en el momento que decrece esta energía se corta la comunicación. Dentro del hombre existen dos principios o dos fuerzas, a las que las religiones dan el nombre de buenas y malas; los ocultistas las llaman positivas y negativas; los alquimistas dicen: rápidas y lentas y otros dicen armónicas y desarmonías; Cristo y Anticristo, etc.… El principio del bien esta representado por un Átomo Divino llamado por los ocultistas ATOMO NOUS o Conciencia Divina y reside en el corazón, cuyos impulsos son constructivos. Este Átomo es la Encarnación del Segundo Atributo de la Divinidad que se halla en la Glándula Pituitaria. Es la deidad manifestada de la causa que permanece oculta.

14.-El principio del mal reside en otro Átomo en la parte inferior de la espina dorsal y su impulso es destructivo; llamémosle el Rey del mal o Rey del Infierno. Ambas entidades tienen legiones de ángeles atómicos a sus órdenes y ambas luchan para atraer al hombre. El impulso de Nous o Cristico domina el mundo interno y trata de absorber el pensamiento del hombre hacia este mundo; el impulso del Lucifer jefe de los ángeles rebeldes domina el mundo externo y conduce el pensamiento del hombre hacia este mundo. El reino de Lucifer abarca desde el ombligo para abajo y la memoria del pasado esta escrita en esta parte. El reino de Nous esta en el pecho, en donde están grabados los archivos del presente. En la cabeza Reina el Padre y en su dominio se hallan los archivos del futuro. Con letras de fuego están escritas las vidas pasadas en el sacro; con letras de luz están escritas las vidas futuras en la cabeza, y el fuego del sacro y la luz de la cabeza se unen en el corazón, centro de vida y residencia del Salvador. No hay ni bien ni mal, tal como lo comprende la humanidad, solamente hay diferencia de vibraciones.

15.- Las vibraciones se tornan rápidas o lentas según el impulso y la índole del pensamiento. Lucifer es el impulso que limita nuestros pensamientos y aprisiona nuestra mente en la atmosfera del mundo externo. El Nous es el impulso que nos libra de esta limitación y de esta prisión para convertirnos en amos del mundo externo. El Átomo Lucifer evoca todos los átomos captados por nuestros malos pensamientos, desde nuestra aparición en el mundo, para formar con este ejercito su reino inferior (infierno) y dominar el mundo externo. Cristo por medio del Átomo Nous, en donde resude su impulso, evoca todos los buenos átomos para librar al hombre de lo inferior y hacerle penetrar en el Reino Interno del Intimo en donde no hay ni bien ni mal.

16.-  No hay cielo ni infierno, como no hay ni mal ni bien, más si existen vibraciones rápidas y vibraciones lentas. El conjunto de las vibraciones rápidas forman una entidad que es llamada YO SUPERIOR y la reunión de las vibraciones lentas, se llama Yo Inferior o naturaleza inferior. Mas adelante hablaremos de estos dos poderes en el Hombre. Cuando un hombre transforma sus vibraciones densas y lentas en sutiles y rápidas se dice que se ha vuelto un Salvador del Mundo, o un Cristo; y cuando transforma sus vibraciones rápidas en lentas se convierte en Anticristo. El pensamiento es quien forma del hombre un Cristo o Anticristo o mejor dicho, el pensamiento es quien manifiesta el Cristo o el Anticristo en el hombre. El misterio del hombre consiste en el deber de emplear la Conciencia de la Realidad que esta dentro de si y no su querer que le llama después “Voluntad”. Por eso dijo Cristo: Hágase tu voluntad, Padre mío “esto es, la Conciencia de la realidad llamada por Jesús: Padre” y, no la mía. Cada vez que Lucifer con su ejército anticristo nos llama la atención para librar la batalla, nos aconseja la religión acudir a la oración, a los santos, etc.… Pero hay otro medio también eficaz que consiste en lo siguiente: elevar el pensamiento a la cabeza, cielo del Padre; con esta elevación arrebatamos al Anticristo una parte de sus ángeles atómicos, que quedaron adheridos al pensamiento y al pasar por las esferas de la Luz Central se queman y se transforman en ángeles de luz; entonces se dice: El Demonio fue derrotado.

17.- Los seres superiores, muchas veces, provocan estas guerras voluntariamente: dirigen el pensamiento a lo inferior y cuando comienza la lucha, ellos con el pensamiento principian a salvar los átomos o ángeles de vibración densa, que desean trabajar bajo el estandarte del bien. Esto es lo que significa la tentación de Jesús en el desierto y, dice el Evangelio: Cuando triunfo el Cristo en Jesús le abandono el demonio. Jesús por experiencia conoció los peligros, en estos momentos, que muchos no pueden resistir estas pruebas, y enseño después “no nos dejes caer en la tentación”. Nunca se debe provocar la tentación antes de llenar los  centros  con la fuerza Cristica Solar; porque la fuerza Solar en el hombre es el poder de la fe que triunfa y este triunfo se obtiene por la práctica del Yoga o del Sermón de la Montaña. La fuerza anticristica nunca puede penetrar mas arriba del ombligo, pero si puede atraer pensamientos llenos de átomos destructivos a lo inferior. Todos los inventos de la guerra actual son pensamientos utilizados por el Anticristo en el mundo objetivo. En el principio hubo gran batalla en el cielo “la cabeza del hombre” Miguel (el Yo superior) y sus ángeles lidiaban con el dragón (Yo inferior); y lidiaba el dragón y sus ángeles; y fue lanzado aquel grande dragón, aquella antigua serpiente, que se llama diablo y Satanás, que engaña a todo el mundo, y fue arrojado en tierra y sus ángeles fueron lanzados con el. “Apoc.12: 7 y 9” (Cuando el Yo inferior cuyo nombre es el diablo, desobedeció a la  del Absoluto y se “rebelo contra el Señor”, fue arrojado por Miguel el Yo superior, al infierno  o inferior del cuerpo del hombre en donde arde el fuego del deseo y del instinto. “Y cuando el dragón (Diablo, Yo Inferior, principio de la desarmonía) vio que había sido derribado en tierra (en la parte inferior del cuerpo) persiguió a la mujer que pario el hijo varón (persiguió a la materia que engendro al hombre, hijo de Dios, y su mente) Apoc.12:11 y 13.

18.- Todos estos archivos se hallan en las energías atómicas del sacro en donde se puede leer, por medio de la concentración, el origen de esta guerra en el cielo, en donde también están anotadas las vidas pasadas y las consecuencias de ellas en vidas futuras. Para poder penetrar hasta aquel punto, debe librarse del bien y del mal y obrar según la Conciencia Divina. Nadie puede ascender a su cielo, sino desciende primero al infierno o inferior del cuerpo. Desde allí puede escalar la materia, como hizo el Cristo, para salvar a aquellos ángeles que fueron atraídos por el pensamiento del hombre hasta aquellas regiones. Cada hombre debe llegar  a la estatura de Cristo para poder salvar a estos ángeles en cadenas, si no, tendrá por enemigo terrible el FANTASMA DEL UMBRAL del (Yo inferior) que puede enloquecer a todo aquel que no sea Cristo. La única arma contra esa entidad, creada por el mismo hombre, cuando bajamos al infierno por la tentación, es el elevar nuestro pensamiento a la Cabeza residencia de las tres manifestaciones del Absoluto. El Fantasma del Umbral es un ángel tenebroso formado por el acumulado mal de las vidas pasadas (Es el lugarteniente del demonio) y tiene su residencia en el eje inferior de la espina dorsal.

19.- El Yo Superior, enemigo terrible del anterior, esta representado por Miguel y reside en el eje superior de la espina dorsal. El campo de batalla de estos dos enemigos, se halla en la región del ombligo. Al principio Caín mato a Abel, el mal triunfa sobre el bien. “Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande águila, para que volase al desierto en su lugar, en donde es guardada por un tiempo, y dos tiempos y la mitad de un tiempo de la presencia de la serpiente”. Apoc.12:14. El alma, anima, vida, durante tres rondas y media (durante el periodo de Saturno, del Sol y de la Luna y por ultimo la mitad del terrestre) que acompañaron la involución del hombre y su descenso en la materia, cuando prevalecían en el los átomos densos y lentos;  pero después del nacimiento de Cristo en la mitad del cuarto tiempo, periodo actual de la ascensión, el hombre se encamina hacia su unión consciente con lo Absoluto de donde procedió. Lucifer puede atraer al cerebro izquierdo todos los atamos que encadenan el pensamiento a los instintos animales, mas no puede hacerlos ascender nuevamente, mientras que Nous en el corazón puede hacer bajar los átomos del cerebro derecho, llenos de luz, hasta el infierno para salvar a sus hermanos presos allí. Una vez obtenido ese descenso, el hombre puede descubrir en la intuición, o memorias de la naturaleza su evolución desde el mineral, vegetal, animal y ver las fuerzas que trabajaron en su cuerpo humano. El Yo inferior es el lugar teniente del átomo Enemigo en el Hombre o Lucifer; el Yo Superior es el Átomo Nous, manifestación del Cristo. Todo mal pensamiento mana del cerebro izquierdo; el bueno viene del derecho. El izquierdo ayuda a la Magia Negra, empleando los elementos inferiores de la naturaleza; el derecho emplea para su trabajo los elementos superiores o ángeles de luz.

20.- La Magia es un poder mental que la poseen los dos principios. La respiración por la ventanilla izquierda absorbe átomos lunares oscuros influidos por el enemigo interno del hombre, pero al mismo tiempo son necesarios para la vida; la respiración derecha es solar cuyos átomos son luminosos. Los que respiran siempre átomos lunares tienen miedo a la luz del sol. “Si no volviereis como niños, no podréis entrar en el reino de Dios.” Cuando el hombre por medio de su aspiración y pensamiento inicia su entrada en el mundo subjetivo, se vuelve como niño, protegido de todo mal. “No resistáis al mal”. El deseo de resistir al mal nos atrae en nuestra contra ángeles guerreros, fieles servidores de Lucifer y la resistencia se convierte en guerra destructora como la que esta sucediendo entre las naciones. La resistencia contra estos ángeles malignos debe ser con el amor y la caridad y el mal se desintegra por si mismo, como el fuego que no encuentra que devorar, se devora a si mismo. La mente que piensa mal o que causa mal, reabsorbe lo que ha emitido por la respiración, el alimento y la bebida. Los sensitivos y muchas veces los niños se encuentran molestos y acongojados al lado de estos seres.

21.-Tristeza, melancolía, depresión, ira y demás defectos son heraldos del Enemigo Secreto del hombre; pensar felicidad y aspirar alegría es la escoba que barre y elimina a estos mensajeros nefastos o ángeles malignos. Hay una voz en el corazón que siempre nos habla en cada eventualidad, nos pone sobre aviso contra toda mente maligna; aquel que obedece esta voz que viene de su íntimo nunca será defraudado. Nunca debemos meditar en el Rey de las tinieblas que esta en la base de la columna vertebral, porque con esta meditación le enviamos nuevos poderes o átomos respirados en estos momentos,  que le ayudan contra nosotros. A veces este enemigo nos ofrece poderes y sabiduría con tal que le enviemos nuestro consentimiento. Esto se llama pacto con el demonio, que los magos negros han firmado con la propia sangre, a cambio de bienes materiales o de fines egoístas. Alimentan la mente del mago negro y de sus discípulos con ciertas frases sofisticas  le obligan a aspirar, pensar y respirar átomos que le ayudan a llegar a sus propósitos. Por ejemplo: Solo el fuerte debe subsistir y el débil debe morir; o esta otra: El fin justifica el medio, etc., una vez grabados estos sofismas en la mente de una nación, su primera aspiración será la guerra.

22.- Esta filosofía luciferina y endemoniada atrae a los pueblos por la aspiración y el pensamiento, motivos de destrucción; porque pierden en sus corazones el sentido de: Igualdad, fraternidad y justicia. Una vez dirigida la meditación hacia adentro, puede el hombre ver desde la puerta de su corazón, la lucha incesante en su bajo vientre, y sentir los dolores y desgracias que esperan al mundo en el futuro. El objeto de la iniciación interna es convertir al hombre en salvador de sus propios átomos energéticos, convenciéndolos de ser obedientes al Dios Intimo; entonces no habrá más guerra, por que no habrá guerreros, ni destrucción al no haber destructores. Solo el pensador  y sus pensamientos son los llamados a librar la inteligencia de las garras de estos enemigos internos y librar al hombre y al mundo del pulpo del mal. El pensamiento es como un imán pegajoso: si es malo atrae espíritus malos y los adhiere al cuerpo de deseos, una vez lleno este cuerpo de estas inteligencias malignas, debilitan lo bueno que hay en el hombre y lo arrastran a la acción; por sus frutos se conoce el árbol. Estas malas entidades pululan en el bajo vientre y están esperando con ansias un pensamiento maligno para convertirse en vampiros y combatir las emanaciones que salen de la conciencia o la voz del corazón. Una vez acallada esta voz obligan al hombre a obrar, según la voluntad del Rey de los Infiernos y las obras serán ferocidad y odio.

23.- La energía sexual es un arma tremenda en manos de la magia, sea blanca o negra, y con su fuerza creadora puede el hombre unirse con su Intimo y mas fácilmente con el demonio. Es el pensamiento que atrae a la espina dorsal el fluido sexual para depositarlo en su bolsa respectiva; si el deseo es animal o satánico que causa el derrame de este fluido, el cuerpo de deseos recoge de los infiernos, millones de átomos demoniacos en compensación de los derramados, pero si este fluido es contenido por un pensamiento de pureza, su luz vuelve al cuerpo de deseos y aparece mas astral o brillante. El mundo de los deseos o cuerpo astral, es la primera etapa en el sendero de la iniciación, en donde el hombre debe vencer en las cuatro pruebas de los elementos inferiores. El iniciado puede rememorar estas pruebas cuando medita en su centro umbilical en donde se unen las corrientes del cuerpo astral. Lucifer, el Enemigo Secreto, el Enemigo Intimo, el Demonio, significan una sola entidad; ya hemos dicho que es el principio del mal y esta colocado en la base de la espina dorsal; mas encima, en el eje de la misma espina, se encuentra otra entidad que es lugarteniente del primero, del Enemigo Interno del hombre, un ángel de las tinieblas, llamado por los ocultistas el Terror del Umbral o Fantasma del Umbral. Es una entidad terrible formada por los malos deseos del hombre y rige el cuerpo de deseos o astral; este ángel maligno impide con sus ejércitos la entrada del hombre a su Reino Intimo. El mundo o cuerpo de los deseos es la creación del yo inferior o mente animal que ha arrastrado al hombre durante varias vidas; pero una vez purificado este cuerpo se convierte como vidrio transparente ante los ojos del hombre, tras del cual  puede ver el mundo interno, aunque no puede entrar en el. Es la alegoría de Moisés: pudo ver, pero no le fue permitido entrar en ella.

24.- En la base del cerebelo se encuentra, en contraposición a Lucifer que se halla en la base de la espina dorsal, el Arcángel  (llamémosle Miguel por no encontrar otro nombre mas adecuado) cuyo lugarteniente es el ángel de la espada, contraparte del Fantasma del Umbral. Este ángel intercede y ruega por nosotros, cuando ve que realmente deseamos la unión con el Íntimo, que  a su vez, concede la balanza a Miguel para pesar nuestros hechos: buenos o malos. Esta alegoría la vemos pintada en todos los cuadros del arcángel Miguel, en el momento de derribar el principio del mal. Si los hechos buenos son mayores, nuestros pecados pueden ser perdonados y entonces podemos, con la ayuda del Ángel de la espada, entrar en el Reino del Dios Intimo. El Arcángel Miguel es el Yo Superior formado por nuestros buenos deseos; pensamientos y obras en toda nuestra existencia anterior. Su Lugarteniente es el Ángel de la espada en la puerta del Edén. Volveremos a hablar de este ángel y del Terror del Umbral, mas adelante. Mientras vive el hombre debe pensar, y mientras piense debe absorber átomos enemigos y amigos, en sus compañías, amistades y ambiente en donde vive. Pero mientras hay enemigos hay guerras. Los enemigos del hombre son los de su casa, dice el Evangelio, estos son los átomos hermanos y parientes que viven, en su propio cuerpo, mas queridos que hermanos por el mismo hombre. En el Bagabad Gita o el Canto del Señor, krishna aconseja a Arjuna, matar a estos parientes  y hermanos; pero el mejor medio de librarse de ellos no es el matarlos sino el conquistarlos. Jesús cuando dijo: “Si te escandaliza tu mano (esto, es los átomos malignos de tu mano) córtala, porque es preferible entrar en el Reino de los Cielos manco y no entrar en el Infierno con dos manos”; pues, cuando dijo esto no quiso decir que el hombre debe cortar, efectivamente, su brazo y echarlo lejos de si; sino que el pensamiento debe descender a estas regiones con el objeto de salvación. Hay que conquistar y eliminar por la iluminación el ejercito del enemigo Secreto y este se desintegra por si mismo. Este es el objeto de la Iniciación interna y el descenso del Cristo al Infierno, para librar a los átomos de la garra del Enemigo Secreto.

25.- Actualmente estos átomos enemigos viven, como zánganos, alimentándose de nuestras fuerzas; pero una vez conquistados se vuelven trabajadores obedientes en la viña del Señor.
Existe un adagio oriental que dice: La mente desocupada es el almacén del demonio. Para librarse de las mercaderías del demonio, es menester llenar la mente con pensamientos útiles y prósperos.
Un pensamiento nefasto, sobre todo en un día triste y oscuro llena nuestro cuerpo de deseos de átomos de presión. El pensamiento de amor esta señalizado por el incienso que cuando es inhalado por el cuerpo de deseos, le acerca mucho a Dios; así también un pensamiento concentrado pone al hombre con la realidad del ser en quien se piensa.
Siguiendo la iniciación intensa o el camino hacia el reino, el aspirante o iniciado debe sufrir varias pruebas. La misma aspiración a conquistar el reino es la que pone al hombre en contacto con seres elementales, unidos a la madre naturaleza, compone en total la naturaleza del hombre.
También los elementales son creación de la trinidad del hombre, viven y trabajan con nosotros; son llamados espíritus o ángeles del aire, del agua, de la tierra o el fuego. Todos estos ángeles han trabajado en la formación y evolución del hombre en el pasado y seguirán trabajando en el futuro.
Según el Dogma, hay tres personas en Dios, y esas tres personas no son mas que uno solo; tres y uno dan la idea de cuatro, así también el nombre de Dios en casi todos los idiomas consta de cuatro letras.
En todas las religiones encontramos los cuatro elementales, aunque con distintos nombres; pero nuestro objeto es aplicarlos al cuerpo humano: los elementales son el alquimia la sal, el mercurio, el azufre y el azogue; en el apocalipsis están representados en el trono del señor (Cuerpo físico) por cuatro animales: igual a la esfinge de la pirámide de Egipto; cara de hombre patas de león alas de águila  y cuerpo de toro; que, interpretados por cuatro verbos pueden combinarse juntos de cuatro maneras y se explican cuatro veces los unos por los otros. Estos elementales son la emanación del Íntimo y la plasmación del pensamiento del hombre. Todas han trabajado para la formación del hombre y siguen trabajando. Los elementales o ángeles del aire trabajaron la mente del hombre, o su cuerpo mental; los del agua trabajaron y formaron el cuerpo de deseos; los de la tierra formaron el mundo de las emociones y los instintos; los del fuego para darle calor a todo el cuerpo. Todos estos cuatro cuerpos se interpenetran en el cuerpo humano para formar el hombre completo. El hombre crucificado sobre estos cuatro elementos por los cuatro elementales tiene los del aire alrededor de la cabeza y de los pies; los del agua todo el lado derecho; los del fuego en el pecho y los de la tierra en el lado izquierdo de su cuerpo, todos confundidos e interpenetrados.

26.- Estos seres son muy amantes del hombre que piensa con justicia y sabe aplicarla (el Saber), Osar en practicar; hacer la voluntad del Intimo y callar por no desear recompensa y fama; entonces se convierten en servidores de los genios y artistas en general. Ellos plasman sus características en las obras del hombre según la pureza del pensamiento. Domina y es servido por los ángeles del aire, aquel ser que dedica toda la fuerza del pensamiento al mundo interno; con una concentración perfecta puede llegar a los planos de la vida Espiritual, donde alcanza la iluminación. Para dominar a los elementos del cuerpo de deseos o del agua, hay que extirpar las pasiones groseras y llegar a la impersonalidad. Para dominar los ángeles del fuego, hay que vencer los instintos animales, emociones y todo lo que pueda recordarle del animal. El dominio de los elementales de la tierra consiste en un ayuno racional y limpieza interna y externa, y por la respiración y demás practicas esotéricas. Cuando el hombre se convierte en impersonal, como su madre la Naturaleza, esta pone bajo sus ordenes, sus elementos y elementales que le descubren las leyes, filosofías y ciencias de todas las edades. Los elementales superiores respetan y obedecen a todo hombre cuya concentración es perfecta; ellos mismos le invitan a que penetre en su reino, para instruirle en la sabiduría Superior, que esta escrita en las etapas internas del cuerpo físico; le muestran las divisiones y subdivisiones de su mundo interno y los habitantes de cada división. También le enseñan la manera de vencer las emanaciones de los átomos malignos, le instruyen como distinguir las formas del pensamiento, el cambio que sufre el cuerpo y la mente con las estaciones y los años.   Le enseñan las cuatro etapas de la vida, el movimiento interno del organismo humano, y la relación de cada parte del cuerpo con los mundos y sistemas solares; la circulación de la sangre con el movimiento universal, la respiración con los periodos del universo, etc.

27.- Cuando el hombre puede atravesar y traspasar con el pensamiento el cuerpo o mundo de deseos llamado astral, triunfante sobre todos los elementales inferiores de este mundo, pasa a otro más sutil cuyas fuerzas tienen relación intima con el Espíritu de la naturaleza. El cuerpo de deseos es elaborado en la región umbilical del hombre y se manifiesta en el HIGADO; el tercero que es más sutil tiene su puerta en el BAZO y se manifiesta en el sistema Simpático. El que llega a este mundo, por el pensamiento sostenido, esta en comunicación permanente con las inteligencias angelicales poseedoras de la memoria de la naturaleza, manifestada en el hombre por la intuición, y ante el no habrá pasado ni futuro. Las religiones se valen de la magia ritualistica y simbólica para llegar a este mundo. Los sagrados símbolos como la cruz, el triangulo, el circulo y el Sello de Salomón, etc., son teclados en el mundo físico cuyos sonidos repercuten en el sistema simpático, de donde el hombre  recibe contestación. El significado de cada símbolo es interno y no como se le explica exteriormente; por ejemplo, la cruz no significa la muerte, sino triunfo sobre la materia; así como la fabula encierra una verdad muy honda. La meditación en un símbolo sagrado, atrae a la mente átomos sagrados de luz y sabiduría; así como la meditación en la imagen de un verdadero santo, atrae al sistema simpático las vibraciones del santo; de manera que la iglesia católica no anduvo errada al colocar en sus altares los símbolos e imágenes de verdaderos santos. Para cada cualidad y virtud hay un símbolo, así como existe una palabra para cada una de ellas; pero hasta hoy, no se da a la mente más símbolos porque no ha aprendido, ni ha comprendido su lección en los actuales existentes.

28.-  En el sistema simpático, el hombre comprende el significado del Génesis y se da cuenta de que en el se hallan dos YO: Yo superior y Yo inferior; Arcángel Miguel y Arcángel Lucifer. El primero es la reunión de todo lo bueno hecho por el hombre y el segundo la aglomeración de todo lo malo; el primero es luz y esta siempre en presencia del Intimo; el reside en la parte superior de la espina dorsal; el segundo es tinieblas y reside en la parte inferior de la misma espina dorsal; ambos son arcángeles, pero de distintas vibraciones. Justamente en la mitad de la espina dorsal se encuentra la puerta del Edén de donde salió el hombre; a la entrada de esta puerta se hallan dos ángeles: uno es llamado el ángel de la espada flamígera, para impedir la invasión de la mente inferior al Edén, y el otro se llama el ángel Custodio; ambos interceden por el hombre, que ansia su regreso a su morada edénica o e Reino Interno. El  fantasma del Umbral es el agente del principio del mal; reside encima del sacro o eje de la espina dorsal; tiene el objeto de aterrorizar al iniciado, con mil modos, para impedirle ir en el sendero de la luz. Las pruebas en el cuerpo o mundo del deseo no son nada ante esta última prueba. Quien ha meditado en la lectura de la obra “Zanoni”,  puede darse cuenta de lo que significa el Terror del Umbral. El ángel Custodio ayuda mucho al hombre, quien sinceramente desea la unión con su íntimo y cuando triunfa y derrota al Fantasma del Umbral, llega a la puerta del Edén, en donde el ángel Guardián del paraíso tiene su morada; este ángel le entrega su espada flamígera para cortar el nudo que obstaculiza la abertura de la puerta.

29.- Los dos ángeles serán guías hasta que el hombre pueda abrir la puerta edénica, entonces lo abandonan, porque ya no son necesarios, así como cuando el cuerpo físico, después de la muerte, se desintegra y vuelve a la  tierra de donde vino.  En el sistema simpático  remotísimas de la creación, las vidas pasadas de la humanidad y de este mundo. En el sistema simpático se pueden leer las memorias remotísimas de la creación, las vidas pasadas de la humanidad y de este mundo. Del sistema simpático las religiones han copiado la historia de su Génesis, dioses, demonios, cielos, infiernos, etc. El pensamiento devocional, dirigido al ángel de la espada, libra a la mente de la ansiedad; la devoción al Arcángel de luz, convierte al hombre en la MISMA LEY NATURAL y podrá leer con su intuición la memoria de la naturaleza. El ángel de la espada es quien dota al hombre del poder de hacer milagros: curar enfermos, resucitar a los que aparentemente están muertos, dominar la magia de los elementales y poner el hombre en condición de escalar y llegar a la presencia de su Arcángel. El Arcángel y el ángel de la espada regularizan la respiración del hombre para poder absorber los átomos solares y lunares; con la ayuda de estos ángeles podemos cortar las cadenas que nos atan a lo animal, y abrir la puerta de la prisión del Íntimo, para que pueda manifestar sus poderes hacia lo exterior. Invocar al ángel de la espada, es atraer la fuerza curativa de todas las enfermedades. Con la pureza del pensamiento y la impersonalidad de este Ángel, señala al hombre la causa de la enfermedad y la manera de curarla. El ordena a sus huestes para que desalojen el mal; pero a un enfermo con pensamiento de lujuria u odio, le abandona en manos de los átomos de la muerte, ejercito del Terror del Umbral. El que tiene el don de curar debe impregnar el pensamiento del enfermo con vibraciones positivas y puras para poder vencer, en el, las huestes de la enfermedad. Limpiando la mente del enfermo con el amor, entonces puede invocar a su ángel, con una oración mental, colocando sus manos en la mitad de la espina dorsal, en donde reside; en este estado, debe aspirar y respirar átomos curativos y colocarlos bajo la dirección del Ángel, quien los forma en ejércitos contra los de la enfermedad. Todas las curaciones milagrosas son efectuadas por el Angel de la Espada.

30.- Una magnifica costumbre es la de invocar nuestro ángel antes de dormir, porque el hombre, durante el sueño, viaja muy lejos de su cuerpo y abandona su casa, la cual al no tener guardián, cualquier ladrón de los elementales malignos puede asaltarla o habitar en ella. La mejor sabiduría es la reeducación de si mismo y no la enseñanza de una escuela; este ángel de luz tiene a su cargo nuestra reeducación, y una vez reeducados podemos entrar en todas las etapas de la naturaleza. Con la aspiración, concentración y sobre todo la impersonalidad, el hombre puede identificarse con su ángel de espada; entonces la inteligencia recibe la respuesta de toda pregunta, aunque la mente no se da cuenta de ello, lo que nosotros enviamos  otros nos será devuelto, con creces, sea bueno o malo. Cuando el iniciado llega al final de esta etapa y obtiene del ángel de la puerta edénica, la espada flamígera, su deber será abrir la puerta del Edén o del Reino, que conduce a la Unión con lo Real, el Intimo. Y cuando el Alma ha traspasado la puerta del Íntimo, Ya nunca más saldrá afuera. El Edén o el Paraíso de la Biblia y el Reino de Dios del Evangelio son una misma cosa; el Estado Edénico o el Reino de Dios representan el estado del hombre cuando era uno con su Dios Intimo.