MENU

MODULO 5

 

NAVEGACION

 

Modulo 5. Circulo de Generalidades II.

 

 

EL CÍRCULO O GENENERALIDADES  DEL ESOTERISMO CRISTICO PARTE II

 

Así  como en la 1ª parte de estos escritos el V. ME. Jorge Adoum, Mago Jefa, ha develado y explicado muchas interrogantes sobre los misterios de la vida y de la muerte que se encuentran en muchos textos sagrados de carácter esotérico especialmente la Sagrada Biblia, en los próximos capítulos, continua dando claridad a muchos conocimientos que se hace necesario al buscador de la verdad, para ponerse en practica, pues todo conocer que no da resultados en la vida real, siempre será un sueño. Necesario es pues leer y volver a hacerlo  tres o cuatro veces, con el afán de ir encontrando el verdadero significado a los escritos de los sabios, ya que su enseñanza es para los entendidos, sinceros buscadores de la verdad, la cual se encuentra en nuestro mundo interno pero que ignoramos.

1.- Mientras moraba el hombre en el Jardín  Edénico era completamente impersonal; esto es, mientras que su pensamiento y su alma entendían, siempre, a las cosas celestiales que residen en la cabeza, vivía en el paraíso divino Impersonal; pero desde el momento en que el pensamiento y el alma quisieron probar del árbol cuyo fruto se llama conocimiento del Bien y del Mal, cedieron sus poderes al deseo y se vieron envueltos por condiciones nuevas y extrañas. Y llego el hombre al estado incapaz de ver la realidad. Desde el momento en que el hombre comenzó a materializar sus pensamientos divinos e impersonales, por la fuerza tuvo que caer y ser arrojado del Jardín del Edén; porque con la aglomeración de sus deseos creo el Intelecto y abandono la Conciencia Impersonal Divina. Con la creación del Intelecto formo un nuevo mundo en la parte inferior de su cuerpo y lo pobló con toda clase de átomos atraídos por sus deseos e instintos.

Este mundo es el Infierno. En este estado de caída nunca olvido de su estado edénico, Reino de la felicidad; muchas veces ha intentado regresar al Paraíso, pero al llegar a la Puerta de Entrada, encontraba que su intelecto había creado muchas barreras infranqueables, como los querubines con la espada flamígera y el fantasma del Umbral de quienes hemos hablado anteriormente. Entonces comenzó a estudiar  el Bien y el Mal, el cielo y el infierno, el angel y el demonio y todo lo que no tiene nada de real, sino en su intelecto, creyendo que con este estudio intelectual puede volver nuevamente al paraíso. Al fin llego un momento en que cansado del uso externo de su mente, replegó hacia su interior y allí encontró el verdadero camino hacia el Reino de Dios, prometido desde la formación de los siglos; pero lleno, como hemos dicho, de dificultades y trabas; entonces pensó y medito en la manera de salvar los obstáculos y esto fue el principio de su iniciación o su camino hacia su interior. Después por medio de la Iniciación Interna comprendió y sintió que el fin es igual al principio; el estado edénico fue Impersonal, el Estado del Reino de Dios Interno debe ser lo mismo IMPERSONAL.

2.-El infierno del hombre se halla en su bajo vientre, su purgatorio en el inferior de su sistema simpatico-nerviso y su cielo en su medula espinal hasta la cabeza.  Después de la muerte, el hombre lleva consigo su mente y sus cuerpos de deseos o astral, su mental que si la mente con el pensamiento mental y otros mas sutiles; de manera que si la mente con el pensamiento y la aspiración, ha aglomerado en la parte inferior de su cuerpo muchos átomos malignos, quedara sujeto a estas creaciones mentales durante un tiempo mas o menos largo, sufriendo y quemándose en el fuego de sus propios deseos y pensamientos, y se dice que el alma esta en el infierno o purgatorio; después tiene que ascender al cielo, creado por su pensamiento, para gozar de sus buenas obras. Cielo e infierno no son más que creaciones del mismo hombre y están en el mismo hombre. Durante la vida y no después de la muerte, el hombre debe explorar y penetrar todos estos misterios; porque después de la muerte no puede realizar lo que debía hacer en su cuerpo durante la vida, así como el compositor no puede ejecutar sus obras si no posee su instrumento. Ya se ha dicho que el pensamiento es como imán; atrae los átomos por medio de la aspiración. La bebida y el alimento son seres vivos o ángeles que tienen afinidad con la vibración del pensamiento; de manera que el pensamiento, la respiración y el alimento son el material  que elabora la sangre, vehículo del Yo. Si el vehículo es bueno y puro, nuestra aspiración atrae la atención del Yo Soy   que comienza a trabajar para convertir al hombre en Salvador del Mundo. Con el pensamiento puro y concentrado hemos llegado en nuestra peregrinación interna  a la Puerta del Ende; el angel de la puerta nos dio su espada para alejar al Terror del Umbral, y a los ángeles malignos; ahora nos falta despertar al Cristo en el Corazón, en donde debe nacer para hacernos entrar.

3.- El amor Impersonal y la pureza despiertan este impulso en el corazón y comienza a invadir la Medula espinal y todo el sistema nervioso, sintonizando todos sus centros de energía, para abrirnos el camino hacia el Reino de la Realidad. Desde el centro de la medula espinal el iniciado tiene que detenerse para contemplar lo inferior y lo superior en el; puede ascender hasta identificarse con el Intimo; pero si es verdaderamente un salvador del Mundo, tiene que descender nuevamente para salvar a aquellos seres que sirvieron de escalones en su ascenso. Cristo dijo: “Yo voy al Padre…”, y después también dijo: Estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos, hasta que el último miembro llegase a la perfección. En este estado el hombre ya es Omnisciente. Al convertirse en Cristo principia a escoger a sus discípulos y apóstoles que deben trabajar bajo su dirección. Mas tarde veremos en donde están colocados los apóstoles. Ahora podemos decir que el hombre en este plano siente la Inteligencia Cósmica en si, y al decir YO, habla en nombre del Padre o de su Intimo, como lo hacia Jesús.

4.-Puede a voluntad subir a la montaña para comunicarse con el Padre, como lo hacia Jesús, y después bajar a los mundos inferiores, en donde tiene que sentir sus sufrimientos y dolores, pero al mismo tiempo aprende el misterio de la mente humana y adquiere el poder para el dominio de las mentes sanas y enfermas. En este mundo el hombre se une a la gran Inteligencia que registra toda experiencia. Esta Inteligencia es un Sol en el centro del cerebro que dirige todo el sistema dentro de su orbita. Los ocultistas, al referirse a esta inteligencia, dicen: Cuando el discípulo esta preparado bien el Maestro, lo que significa que cuando el discípulo esta iniciado en el mundo interno, viene a el saber del átono maestro o la experiencia de todas las edades. El Evangelio relata que cuando Jesús salió del agua, descendió sobre el, el Espíritu Santo en forma de paloma; los términos son distintos, pero el significado es uno solo. Bajo la dirección de este Maestro o del Espíritu Santo trabajan los señores o ángeles de la mente. Estos ángeles están simbolizados por el Mana (Mente) que bajo del cielo sobre los hebreos (los que pasaron los reinos inferiores) en el desierto (y llegaron a tener un cuerpo  humano). El objeto de estos ángeles, que formaron la mente, es el aproximarnos a la Verdad. Llegando a este estado el hombre es dueño de su mente, de sus pensamientos y de su mundo interno; entonces se desellan ante el los siete sellos apocalípticos. El primer trabajo del iniciado en este mundo es salvar a los ángeles inferiores que habitan con los átomos animales, y que dictan leyes tiránicas a la humanidad, valiéndose de hombres instrumentos del demonio, para causar las guerras y la destrucción.

5.- Hay un adagio que dice: Dios se vale del hombre para castigar al mundo; mas, ¡ay! de quien se cale Dios como instrumento de castigo. El iniciado ve de antemano la mejora que sigue al castigo y se une con el Rayo que guía los destinos del mundo. Con la iluminación mental podemos ver lo que ES, y ya no hay ni pasado, ni futuro; podemos participar de la Sustancia Mental Divina y entonces ya no necesitamos de un angel guía o protector invisible; este angel se desintegra y vuelve a su esfera, de donde procedió. El hombre al abandonar el Estado Edénico tomo el camino del descenso; esto es, de la cabeza, le guio el deseo por la medula espinal; de ella le condujo al sistema simpático; después al mundo del deseo o cuerpo de deseos y por ultimo al físico; hoy, para volver a su Paraíso tiene que recorrer ascendiendo el mismo camino por el cual descendió, guiado por la aspiración, la respiración y los pensamientos puros y positivos. La positividad consiste en cuerpo y mente puros, sanos y fuertes; porque un cuerpo enfermo esta dominado por los ángeles malignos y nunca puede adelantar en el sendero del ascenso con semejante carga encima; una mente enferma emite vibraciones densas y lentas que no solo estorban a su dueño sino a los demás. El silencio es un factor importante para el adelanto. Saber Osar, Hacer y Callar son las cuatro leyes del Iniciado; cada palabra vana sale, del interior del hombre, como una flecha, rompe la envoltura aurea que lo protege de los ángeles malignos, quienes aprovechan esta rotura para penetrar en nuestro interior. La positividad es el puente que nos conduce del sistema simpático al sistema nervioso o mundo mental. La enseñanza que nos ilustra sobre la positividad la hemos encontrado en el método Yoga y en el Sermón de la Montaña del Cristo. Sin la práctica de estos métodos nadie puede dar un paso en el sendero ascendente interno. La ley de dar y recibir es rigurosamente aplicada en el mundo interno. A quien le fue dada la sabiduría superior esta en la obligación de instruir, sanar y salvar a los ángeles inferiores que sostienen y mantienen su vida.

6.- No hay que confundir la sabiduría divina, la ciencia oculta, la teosofía, que es practica de las leyes del íntimo con la teología u otras instrucciones recibidas de los elementales de los deseos. Toda alma cuyo espíritu es infantil, reside en un cuerpo sensitivo; estos seres frecuentemente reciben comunicación de los elementales o de seres desencarnados, que muestran una inteligencia, que aunque no carecen de utilidad, no tiene nada de superioridad.
El genio es aquel ser que practica en su arte la sabiduría superior.
Aquí debemos hablar algunas palabras sobre la respiración. Dice un sabio ocultista que el hombre muere por que inhala mucho más de lo que debe exhalar; porque durante la respiración normal no exhalamos  todo el bióxido de carbono que con el tiempo este gas mortal que resta en nuestros pulmones, causa la muerte. La sangre es vehículo del YO SOY; para que el vehículo sea apto en las manifestaciones del yo soy necesita tres cosas: Respiración completa y perfecta, alimento sano y pensamientos puros. El no solo aspira átomos de la misma finalidad que sus pensamientos, sino que al exhalar impregna todos sus trabajos con los mismos átomos aspirados. El alimento que tomamos sigue la misma ley de la respiración.                                             
Aquí debemos hablar algunas palabras sobre la respiración. Dice un sabio ocultista que el hombre muere por que inhala mucho más de lo que debe exhalar; porque durante la respiración normal no exhalamos  todo el bióxido de carbono que con el tiempo este gas mortal que resta en nuestros pulmones, causa la muerte. La sangre es vehículo del YO SOY; para que el vehículo sea apto en las manifestaciones del yo soy necesita tres cosas: Respiración completa y perfecta, alimento sano y pensamientos puros. El no solo aspira átomos de la misma finalidad que sus pensamientos, sino que al exhalar impregna todos sus trabajos con los mismos átomos aspirados. El alimento que tomamos sigue la misma ley de la respiración. Hay un dicho oriental que dice: fulano y fulana tienen buen aliento para cocinar; esto es verdad por que el mismo manjar preparado aparte por dos personas distintas, tiene que tener un sabor distinto. Cada persona antes de comer, debe bendecir el alimento, con invocaciones al YO SOY, mientras que sus manos estén extendidas sobre el alimento y formar con la derecha el símbolo de la cruz por que la bendición emana rayos de luz que, al impregnar el alimento, ahuyentan los malignos átomos que penetraron por otros pensamientos.

7.- Ya hemos dicho que en la primera parte, que el misterio de la unidad esta más allá de nuestra compresión y esta puesto al principió de todas cosas pero si no podemos seguir ese desconocido en su principio podemos seguirlo en sus consecuencias. La unidad principios de la creación debe abarcar los mundos: DIVINO, HUMANOS Y NATURAL o DIOS, HOMBRE Y UNIVERSO. El hombre al abandonar su estado edénico o su unidad con el YO SOY, descendió tomando el camino de la médula espinal y de allí Salió el sistema nervioso, al simpático, al cuerpo deseo, al vital hasta llegar al físico; en sus descensos tuvo que dividirse en dos, manifestarse en tres, equilibrarse por cuatro, dominar por cinco, etc. Ahora para volver a su prístino estado debe tomar el camino de regreso o el ascenso interno, por medio de la aspiración y la respiración y el pensamiento. Desde que el YO SOY, en el principio, quiso manifestarse la unidad dividió el circulo en dos, formando las dos polaridades, para convertirse con ella en trinidad. Si formamos un círculo sobre un papel y le dividimos con una raya vertical tenemos un símbolo, aunque tosco, del YO SOY, quien al manifestar su primer atributo, de hecho se informaron al mismo tiempo la dualidad y la trinidad.  Hay verdades opuestas unas a otras, porque el ritmo hace triunfar a cada cual    su vez. Existen dos polaridades en el hombre que toman su origen de una misma fuente, como existen el día y la noche; pero existen simultáneamente y no en el mismo hemisferio; pero como hay sombras en la luz, hay claridad en la oscuridad.

8.- Todo deseo es centrífugo y toda voluntad espiritual es centrípeta. Y Todo ser polarizado debe aspirar y respirar el alma del mundo, si no, deja de ser o tener existencia. El hombre, el ser mas perfecto de los seres, es quien debe encerrar en si estas dos leyes inseparables una de otra y que hacen solo una. El poder verdadero y el saber verdadero es el equilibrio forzoso de estos contrarios; porque el equilibrio es el poder del amor que triunfa sobre la naturaleza, lo sobrenatural no es mas que el amor equilibrante. El caduceo, en la espina dorsal del hombre, representa dos serpientes. Una a la derecha y otra a la izquierda; en el medio, encima de la varilla central, brilla el globo de oro o cabeza  que representa la Luz equilibrada. La serpiente Edénica que fue causa del descenso, de la muerte, es la que se apodero de la mente humana      y del pensamiento para arrastrarlos al mundo inferior, al mundo de los instintos y deseos; la serpiente de bronce, en el desierto de la Materia física o cuerpo, es la que salva de la muerte. Ambos están colocados en la espina dorsal, sobre el Tau o medula. Tal es el misterio de la Unidad en su manifestación dual. El sabio, el Iniciado, debe ser equilibrador y justo al adquirir el poder en el punto central; tiene que derramar equitativamente la energía a ambos lados. Este poder que es la Unidad se bifurca en: Saber y Osar (sabiduría y fe) y en Crear y transformar (hacer y callar). Los puntos extremos se asemejan y se tocan por la Ley del Equilibrio que es el poder central, UNO, en cada ser.

9.- Este poder central UNO esta: 1) en el hombre, y 2) en la unión del hombre y la mujer. Hablemos primero de la unidad en el hombre y después de la unión del hombre a la mujer. Quien se coloca en este punto de unión será servido por los dioses; este punto es la inmortalidad entre la vida y la muerte; es el movimiento perpetuo entre el día y la noche; es la magia entre el saber y la fe; es el poder creador entre el hombre y la mujer; es el amor entre la voluntad y la pasión. Todo Iniciado debe saber la verdad para hacer la ley.  El reino de Dios esta dentro de nosotros, esto es, en la UNIDAD o punto de unión de la dualidad en el cerebro; el reino del infierno esta dentro de nosotros, esto es, en lo que esta fuera de este punto de unión y se manifiesta en dualidad. YO SOY es la Sustancia de la cual el mundo y todo lo que en el existe esta emanado o creado. Es la Fuerza creadora Universal; Espíritu es una forma de esta fuerza; alma o fuerza vital de vida es otra forma de Ella. El Átomo Nous representa al YO SOY EN EL CORAZON del hombre y es esencial para la perfecta manifestación de la materia. Nous debe estar presente como Unidad, a fin de actuar. Nous es Dual Binario: es la Ley Universal, todo cuanto existe es dual en su naturaleza y Triuna en su manifestación.  Según la Ley Divina, todo aquello que tiene dentro de si una potencialidad, para manifestarse debe dividirse en dos polaridades, cada una absolutamente necesaria a la otra para manifestare. Negativo y Positivo.

10.-Entonces Nous es a la vez Negativo y Positivo y la ley nos explica que cuando están presentes o infundidas las dos polaridades como UNIDAD, solo entonces el hombre puede actuar o crear. NOUS no es el YO SOY, NOUS es el Sol material, el YO SOY es el SOL ESPIRITUAL mucho mas allá que el Sol Físico. Volvemos a la Ley: Todo cuanto existe es dual en esencia y todo cuanto se manifiesta es TRIUNO en el Principio. Podemos formar un Triangulo para comprender esta Ley. En todas las manifestaciones materiales, las dos esencias en el hombre están siempre unidas por la fusión de la una en la otra y el punto de contacto es la manifestación de la combinación de las dos. Las manifestaciones materiales son negativas y limitadas, las manifestaciones espirituales son ilimitadas y divinas. Así, en los materiales hallamos a NOUS negativo porque sus vibraciones son limitadas y finitas y en los espirituales son ilimitadas e infinitas. POSITIVO Y NEGATIVO, aisladamente, no tienen el menor vestigio de energía o fuerza; pero al unirlos tenemos una manifestación de la energía. Esta Energía no se debe a una de las polaridades sino a la Unión de los dos en Uno. Cuando se unen estas dos, una tercera condición surge, que hace factible la manifestación. Yo Soy, el Dios Intimo es la gran fuerza Vital en el cuerpo del hombre. El Átomo Nous, su emanación, es Dual que se manifiesta cuando sus   polaridades se combinan en una Unidad. El Positivo de Nous es Electricidad y lo Negativo es magnetismo, puede ser que el magnetismo es creado por la electricidad (espíritu) y la electricidad o espíritu es una manifestación directa de Nous. La electricidad procede del sol y el magnetismo de la Tierra. Negativo significa algo que es menos, aunque no existe por si mismo, ni puede tener esencia propia. Negativo es algo que falta en lo positivo; es el elemento necesario, complementario deseado por y para el positivo. No hay corriente negativa, más si hay una condición necesaria a la positiva. Positivo tampoco existe en si, sino es una condición que inicia su simpatía al negativo para actuar en el. El Positivo penetra, el negativo absorbe. El negativo se aviva cuando esta movido por el positivo.

11.- La unidad de ambas condiciones o elementos, positivo y negativo es necesaria para cualquier manifestación. La manifestación ocurre en el punto que une ambos elementos. En este punto de unión se encuentra el equilibrio. La unión de ambos elementos, positivo  con el negativo causan la vida y la manifestación de la vida. La materia es el ropaje del Espíritu; pero el Espíritu se manifiesta en formas diversas a través de sus principios: Tierra, Aire, Agua y Fuego y de sus Divinidades: sólidos, líquidos, gases y éteres. El Espíritu sustenta  todos los grados y distinciones de las formas creadas y es la unidad de la creación. El Hombre es la más alta manifestación de Dios. Todos los seres: hombre, animales, plantas están formados con las sustancias terrenas negativas, en las cuales las vibraciones positivas de NOUS entran para darles vida, y el mero hecho de respirar y vivir demuestra la Unidad de la misma Fuente. La Única fuente es YO SOY, LO Absoluto; el Espíritu presta a la Materia su calidad negativa y Nous da al aire o atmosfera la calidad positiva. “Dios formo al hombre de polvo de la tierra y soplo en sus narices el aliento de vida, y el hombre se hizo un alma viviente.” La unión de ambos polos forma un tercero o la Trinidad. En la dualidad hay placer y dolor, en la Unidad de la Dualidad hay Ley; el pensamiento debe atravesar el placer y el dolor de la dualidad hasta llegar a la Verdad en la Unión. Si se dirige el pensamiento a la cabeza punto de unión de la Dualidad invade el hombre la felicidad celestial, exenta del placer y del dolor; pero si se dirige a los varios extremos de la dualidad el hombre vive sintiendo placer y dolor. El iniciado es el que manifiesta el alma  del Mundo, cuya LEY no tiene ni mal, ni bien, sino la Unidad. Para el Iniciado  el bien es su mano derecha, su ojo derecho, su oído derecho, etc., y el mal es su mano izquierda, su ojo izquierdo: dualidades necesarias para la Unidad perfecta. El lado derecho es positivo activo, el lado izquierdo negativo pasivo. El derecho emana color rojo; el izquierdo, color azul y ambos unidos forman un tercero, color violeta: espiritualidad. El equilibrio no es ni mal ni bien, es el resultado de dos fuerzas y por consiguiente la vida es el movimiento alternado. La vida esta compuesta de una aspiración y de un soplo; muerte y vida son la continua generación. Aquel que da recibe y el que recibe tiene que dar: todo es cambio perpetuo. Conocer este cambio, a voluntad es poseer, a sabiendas, la Divinidad Humana.

12.- El cuerpo del hombre encierra una doble ley; atrae e irradia. Nuestra atmosfera es húmeda, pegajosa; cuando atraemos a ella un mal pensamiento, este nos rodea con sus vibraciones, como enjambre de moscas que giran en torno de una suciedad. En la superficie del cuerpo se hallan muchas antenas que atraen pensamientos buenos y malos.  El cuerpo es como un imán andrógino, atrae las dos potencialidades del alma del mundo. El YO nos juzga por el aura que nos rodea. Los rayos del Sol, al llegar a la cabeza, estimulan el sistema nervioso; los de la Luna energía obran sobre el simpático. Las personas dominadas por los pensamientos del mal tienen que evitar los rayos lunares, exponer la cabeza desnuda a la luz del sol por la mañana y huir de las ciudades en donde flotan cadáveres de pensamientos putrefactos. Es necesario conocer que toda acción provoca una reacción y al atacar hay que defenderse y al destruir hay que regenerar imitando a la Naturaleza. La sabiduría completa consiste en el empleo de las fuerzas antagónicas, y  en este manejo reside el secreto del movimiento continuo o perpetuo y la duración del poder.  Todo el Universo aspira y respira y lo que es en el Universo así es en el hombre. Toda aspiración y respiración es dual. El hombre aspira alternativamente una hora por la fosa nasal derecha, otra por la izquierda, y unos minutos por ambas a la vez. La aspiración por la derecha absorbe energía solar y por consiguiente positiva, mientras que la izquierda hace lo mismo con la energía lunar negativa. Las ramas de ambas fosas nasales se extienden por el cerebro y bajan a cada lado de la columna vertebral hasta fusionarse en el Sacro. Los Yoguis llaman Pingala por donde desciende la aspiración positiva y es un nervio al lado derecho de la columna; Ida al nervio izquierdo por donde pasa la energía lunar, y Sushumna a un tercero que se conecta con los otros dos en el ganglio Sacro y sube por el centro de la columna hasta el cerebro, después de repartir diversas anergias, por las diversa ramificaciones, a los Plexos y centros vitales. Justamente en la unión de los nervios nasales reside la energía del padre, desciende por la derecha; la energía del hijo en la mitad y a la izquierda la del espíritu santo. Los dos están en los dos lados transmiten la energía que las fosas nasales absorben, y el del medio la distribuye por todo el organismo y con la cual se equilibra constantemente el cuerpo y se conserva la actividad de cada órgano.

13.- El iniciado debe llegar al completo conocimiento y uso del la ley del binario, uniendo ambos procedimientos para el equilibrio de la ley. El pensamiento es el hombre; toda persona pacifica o mística aspira, con mayor fuerza, por la ventanilla de la izquierda y toda persona aspira forzosamente por la derecha pero en estos casos no entran los defectos nasales salvo que por una ley de compensación oculta se haya un defecto en la ventanilla derecha para obligar al hombre a ser místico y pasivo o viceversa. El binario o dualidad se manifiesta en la aspiración y en la respiración; en soplo caliente y en el frio; hasta una posición de mano puede respirar y aspirar según el pensamiento. Nunca se debe extender la derecha al colérico, al excitado, al apoplético; ni a la izquierda al agotado, al afligido y al débil. La mano derecha debe acariciar al último y la izquierda tiene que calmar al primero. Ambas polaridades forman la ley. El fluido solar proviene del astro rey es el mismo que el del centro cerebral del organismo humano y el fluido lunar es igual es igual al medular y simpático inferior; para la depresión  lunar hay que fortificarse con la energía solar y para la excitación solar hay que calmarse con el fluido lunar. La depresión y la cólera son dos puertas: una a la derecha y otro a la izquierda del centro medular por donde penetran los mensajeros del enemigo que residen en el bajo vientre; estos mensajeros son los gérmenes de la enfermedad  y de la destrucción del organismo; el único remedio es el equilibrio por medio del pensamiento de felicidad. Cuando la depresión invade hay que cerrar la ventanilla izquierda y respirar por la derecha, y cuando la cólera domina, hay que cerrar la derecha y respirar por la izquierda. La respiración por la derecha evita el enfriamiento, y la respiración por la izquierda  refresca en el calor y baja la fiebre.

14.- La dualidad esta en el cuerpo humano; el alma del mundo manifiesta la simpatía masculina en el lado derecho y la simpatía femenina en el lado izquierdo. Pero la aspiración por las ventanillas de la nariz obra en forma de cruz: el aliento por la derecha, que es solar, anima los órganos internos de la parte izquierda. Por eso encontramos el mientras que el aliento de la izquierda invade los órganos del lado  derecho. La sabiduría exige seres normales que tratan de equilibrar la ley, respirando alternativamente por una y otra ventanilla, o llegar al equilibrio perfecto, respirando por ambas al mismo tiempo, de una manera igual. Aquí cabe un consejo para los aspirantes: Cada cual debe estudiar su temperamento: si es muy pasivo, debe, por medio de la respiración derecha, hacerse activo; y si es muy activo, debe  aspirar por la izquierda para obtener una dosis de misticismo. También los pensamientos son duales, para no emplear las palabras buenos y malos. Los armónicos vienen al hombre del cerebro derecho, y los inarmónicos del izquierdo. En las escrituras cristianas, estos dos hemisferios del cerebro están simbolizados por Galilea y Cafarnaúm; Edén y Tinieblas externas; Fe y Duda, etc.,  Estos dos hemisferios en el hombre son los dos conductores por donde se diversifica el alma del mundo, y manifiesta sus emanaciones. El amor, la dulzura, el sacrificio, la actividad y todo sentimiento armónico, son elaborados en el cerebro derecho; el  odio, la crueldad, el egoísmo, etc., vienen del lado izquierdo. En el estado inarmónico, el hombre debe dirigir su pensamiento al cerebro derecho y la armonía se restablece nuevamente. También la respiración  positiva derecha influye en este estado. Los médicos aconsejan que el hombre dormir sobre el lado derecho; este consejo tiene una parte de la verdad; decimos una parte porque los sensitivos al dormir la mayor parte de la noche sobre el lado derecho, amanecen deprimidos, desganados y sin apetito; nuestro consejo será que el hombre debe dormir sobre el lado izquierdo y para esto hay una ley: al dormir sobre el ledo derecho, se abre la ventanilla izquierda y el hombre aspira las influencias lunares negativas; mientras que al acostarse sobre el izquierdo se abre la ventanilla derecha y los átomos positivos solares llenan al hombre y amanece alegre, contento, con apetito y dispuesto a trabajar con mas energía. Los sacerdotes hindúes conocen esta ley  y caminan de día, sujetando bajo el brazo izquierdo un paraguas u otro objeto que al presionar sobre una arteria debajo del hombro, influye en
Abrir el lado positivo de la nariz, y de esta manera resisten al cansancio y a la fatiga.

15.- Dijo Rama Prasad:”Feliz el que respira”. Seguramente quiso decir: Feliz el que respira bien; también nosotros podemos decir: Desdichado el que respira mal; porque la felicidad consiste en pensar y aspirar positivamente, y la desgracia y la enfermedad son para aquellos que piensan y aspiran mal. Cada pensamiento crea un ejército de átomos vivos y cada aspiración absorbe lo que han creado los pensamientos. Entonces debemos comprender que el pensamiento inarmónico es la causa de todo mal. Cuando las escrituras dicen que el hombre esta vigilado por dos ángeles, uno bueno y otro malo, quiso hacernos entender la verdad aunque por medio de un símbolo. Como el pensamiento influye sobre la sangre propia y ajena, se deduce que el pensamiento negativo entrega todos sus átomos malignos, como un ejercito, al demonio oculto en nosotros, y este puebla nuestro cuerpo con su poder destructor; mientras que los pensamientos buenos entregan sus átomos al angel de la espada que esta en la Puerta Edénica y producen en nosotros la regeneración y el rejuvenecimiento. El hemisferio izquierdo del cerebro es el instrumento del enemigo o demonio, y este instrumento es empleado para herir por medio de la difamación, la calumnia y la critica acerba que destruye el genio de los demás. El cerebro izquierdo, llamado también por las Escrituras Babilonia, es el que absorbe los átomos de la enfermedad. El Yo Soy por medio de sus ángeles, protege al templo-cuerpo de este enemigo o contrario; el angel de la intuición es quien mas lucha contra la inarmonia del cerebro izquierdo. Desde el centro del corazón, el hombre puede contemplar estos dos mundos opuestos para el equilibrio de la Ley. El izquierdo atrae, por medio de su vehículo o cuerpo de sus deseos, los pensamientos inferiores que se hallan en las bajas etapas del mundo mental y viven de la putrefacción de las fuerzas que han destruido. El derecho atrae, por medio de su vehículo cuerpo vital, los superiores para la positividad de la Ley.

16.- El misterio de la Unidad por medio de la Dualidad consiste en armonizar y entre fundir los dos cerebros, para que las aspiraciones y respiraciones del hombre y sus pensamientos contrarios lleguen a neutralizarse, por el momento, cada aspirante, al iniciarse internamente, debe luchar con los pensamientos putrefactos para no perder el contacto con Yo Soy; de lo contrario, tendrá que pasar muchas vidas para reanudar este contacto. El mejor medio para evitar este desligamiento o separación, es el cuidar como la niña de los ojos la energía sexual; porque la lujuria es una puerta ancha, por donde puede entrar la maldad, el odio y todo vicio que degenera al hombre y a todos los que le rodean. Esta influencia degeneradora persiste hasta durante generaciones. La fama, la gloria y el poder buscado por medio de la energía creadora, toman la dirección hacia el sendero del mal. Pronto hablaremos de al magia sexual empleada por las fraternidades negras. No hay que olvidar que en la respiración hay iluminación, la aspiración pasiva es la fuente de la recepción, como lo es método oriental; mientras que la activa es el mejor método para practicar. La vida del hombre debe ser incesante luchar para el perpetuo equilibrio. Muchos sienten y dicen que hay doble alma inteligente dentro de si mismo, y dicen la verdad, porque sienten la ley antagónica en ellos. En el hay dos naturalezas inteligentes y fuertes; estas dos naturalezas son llamadas yo superior y yo inferior. El yo superior tiene por ejercito todas la entidades elevadas de nuestros  pensamientos, palabras y obras buenas; el yo inferior es la aglomeración de todo lo bajo. El iniciado para llegar a adepto, y para unirse con su íntimo, debe disolver con el pensamiento penetrante al primero y al segundo.

17.- Sin la duda no hay manifestación, y sin la trinidad no hay equilibrio. Todos los órganos del hombre son pares opuestos equilibrados por la nariz, la lengua el ombligo, y el falo. ¿Qué es la sabiduría? Es el equilibrio y la hija de dos principios opuestos.Tenemon dos ojos, dos oídos, dos distintos hemisferios cerebrales, como instrumentos de nuestra inteligencia, dos manos y dos pies instrumentos de la voluntad. El pensamiento ordinario puede comprender solamente la dualidad pero la intuición sabe que la dualidad es el símbolo del árbol de la ciencia del bien y del mal, cuyos frutos hipnóticos causan la muerte y el olvido de la conciencia de la unidad primordial, esencial y eterna. No en todos esta despierto el ojo interno ni el discernimiento para conocer la verdad de la Unidad; por eso este secreto fue celosísimamente guardado, porque nadie podía comprenderlo y los hombres comían, por ignorancia, el fruto mortífero. Los dos principios complementarios, humanizados en todos nuestros órganos, en los dos lados derecho e izquierdo, llegan a su punto de culminación en los dos sexos que integran la raza humana y todos los reinos de la naturaleza. Los dos sexos representan los dos aspectos masculinos y femeninos de la divinidad. El ser que quiere ingresar al templo de la sabiduría, tiene que volver a la unidad de la vida. La unidad central se halla en el centro del cerebro, por donde el alma del mundo parte, en el cuerpo físico, en dos líneas distintas; es el ángulo de los masones que representan el oriente o el mundo de la realidad divina, indivisibles; la parte contraria es el mundo visible, occidente en donde la unidad se divide. Siempre el hombre tiene que volver al punto central de la cabeza, al oriente de luz a la única realidad donde mana todo poder.

18.- Cada hombre tiene que ser su mundo y morar en el centro, comoun rey que vigila a sus súbditos. Cada cuerpo es un templo y el verdadero hombre es un supremo sacerdote que mantiene la casa del señor en orden. Todas la religiones han delineado sus templos, esquemáticamente, de acuerdo con el cuerpo humano: el arca de Noé, el Tabernáculo, la Pirámide de Keops, el Santuario de Carnac, el Templo de Salomón, La Básica de San Pedro en Roma, etc. No son más que copias de l cuerpo humano. La logia masónica es símbolo del organismo del hombre. Los trabajos dentro del templo, de la iglesia y de la logia, son una serie de actividades que se desarrollan dentro del cuerpo de una manera física y espiritual. El sacerdote para oficiar se viste con ropa femenina, por que conserva la idea de la dualidad se llega a la unión con el YO SOY, y que por esa bisexualidad nace el verbo. El objeto de toda religión y de todo misterio era conducir al hombre interno y no al externo. El verdadero iniciado es aquel que rasgo el velo leyendo y descifrando los símbolos. La antigua sabiduría enseña que el hombre debe llegar a poseer dos sistemas espinales perfectos, que trabajan juntos armónicamente en su gobierno. Para ello los antiguos simbolizaron este misterio con una figura bicefal, una cabeza masculina y otra femenina, indicando con esto que el hombre fue andrógino y lo será en el futuro entonces será negativo y positivo equilibrado y no se reproducirá como lo hace actualmente, y al fin será como al principio. Entonces el hombre dará nacimiento a sus nuevos cuerpos o vehículos y será su propio padre y su propia madre completos en si mismo. Los maestros legaron al mundo la iniciación para hacer posible este proceso en el futuro inmediato y no esperar el curso inicial de la evolución; los místicos le llamaron el misterio del fuego mientras que los ocultistas le llamaron el misterio del Sexo o la Magia Sexual. Entonces el misterio del fuego o del sexo es la segunda llave del reino. Los antiguos han buscado esta llave del arcano supremo  del poder del fuego y los modernos lo imitaron, aunque tergiversaron las doctrinas arcaicas. El fuego era y es la divinidad que arde en el hombre y en el universo. Es el misterio del Espíritu Santo, que con lenguas de fuego descienden sobre los discípulos, con lenguas de luz e inspiración en el corazón, altar del alma.

19.- Prometeo robo  y trajo el fuego divino a los hombres, y porque los hombres lo utilizaron para la destrucción, el fue encadenado para que un buitre  le devorara el hígado, hasta que un ser humano dominara el fuego y lo librara de su encadenamiento. Esta profecía la cumplió Hércules, que es el iniciado perfecto, hijo de la Luz. Prometeo es Lucifer, Lucifer es la estrella matutina, la Estrella Matutina es la Virgen María: María es el símbolo  de la mujer y la mujer es el emblema de la Naturaleza. El Génesis relata: (Cap. 3:15) “Enemistad pondré entre ti y la mujer, entre tu linaje y su linaje; ella quebrantará tu cabeza y tu pondrás asechanzas a su calcañar”. El hombre es la Voluntad y el Poder, la mujer es la acción del fuego; por la unión de los dos se formo la sabiduría que modelo la tierra, el Universo, y todos los seres visibles e invisibles. El primero es la vida, la segunda es el movimiento; del cerebro derecho cruza la vida a la zona izquierda y del cerebro izquierdo cruza el movimiento a la zona de la vida, y ambos forman la luz que es mitad vida y mitad acción, y forman la esfera de la unión. Todo hombre que trabaja para difundir su luz en el mundo, es el Iluminado Hércules que salva a Prometeo encadenado, a la Naturaleza por medio de la Espiritualización. En el hombre hay tres soles: el Sol Padre en la cabeza que ilumina; el Sol Madre o E. S. en el sexo, que alimenta y fortalece el cuerpo, y el Sol hijo en el corazón, que desarrolla la inteligencia, o en otros términos, el Sol Intimo manifiesta su calor en el sexo, su vitalidad en el corazón y su luz en el cerebro. Las vírgenes vestales de los Templos antiguos eran las encargadas de mantener siempre el fuego del altar; es a la mujer a quien cabe este privilegio de encender esta llama sagrada en el templo divino, en el cuerpo del hombre.

20.- La mujer es el delegado Supremo de la Deidad, es ella la que debe encender el fuego del altar en el corazón del hombre; porque es ella solamente capaz de atraer o producir el fuego divino o la fuerza generadora al hombre. Pero el fuego es humo y luz y el hombre quien debe escoger entre uno y otro. Los sacerdotes antiguos empleaban sustancias, hierbas, animales para atraer la luz astral o el Alma del mundo, de una manera especial; pero los iluminados modernos han suprimido toda planta y todo animal para sustituirlos con el magnetismo de la mujer en sus trabajos de alta magia. Hasta el cristianismo adquirió el incensario que representa el cuerpo humano, el fuego del incensario es la chispa espiritual de la Lama Divina y el incienso es el símbolo del germen espiritual encerrado en el corazón del hombre. La llama consume el incienso y el fuego espiritual del corazón consume la naturaleza inferior del hombre. La Virgen María o la mujer, es la que debe espiritualizar esa materia densa humana, y elevarla como fragante incienso hasta el Altísimo. Uno de los significados de la cruz es la fricción de dos palos cruzados para reproducir el fuego, un significado fálico, emblema del fuego Cósmico. El fuego encendido por la mujer en la gaseosa sangre del hombre, circula por el sistema, anima y mantiene al cuerpo en contacto con el Alma del mundo, por medio de sus rayos áuricos y centros magnéticos.

 La Llama Sagrada encendida por la mujer se traduce en humo en el sexo, el hígado la transforma en calor en el corazón y la glándula pineal en luz en el cerebro.  Toda esta transmutación depende de la imaginación del hombre; si la imaginación se dirige abajo, durante la llama, atrae materias cerebrales para aumentar el humo sofocante y si se eleva al corazón y al cerebro, produce el calor del amor en el uno y la luz en el otro. Se nos ha enseñado que el hígado es la fuente de la imaginación. También el Mar Rojo cruzado por los hebreos (de haber), el que cruza, el que pasa y de esta palabra viene (Pascuas) significa que el hombre debe pasar o cruzar la naturaleza emocional que brota de los centros formadores de la sangre, del hígado y entra por la puerta defendida por el Querubes, al Paraíso de la luz, al Reino de los Cielos, a la Tierra de Promisión. El fuego atizado por la mujer debe ascender por la medula espinal hasta el cerebro de donde sale por el occipucio como luz dorada, como nimbo, que los artistas clarividentes pintaron alrededor de las cabezas de los santos, y que significa la regeneración del hombre o su iluminación. Los antiguos adoraban a Dios, colocando sobre sus altares la figura o la imagen de un hombre; los mismos cristianos colocan en sus altares al hombre y a la mujer, Jesús y María, José y María. Sabemos de una secta del Oriente que adora solamente a la Divinidad bajo la forma femenina, y colocan en sus altares a la mujer. Primitivamente esta adoración tenía por objeto el llegar a descubrir los misterios de la Divinidad en el hombre. Los antiguos comprendían y sentían perfectamente lo dicho por Hermes: “Como es arriba, así es abajo”. Comprendían que cada parte del organismo humano tenía su significado secreto; las medidas de este cuerpo y sus movimientos, servían para medir todas las partes del Cosmos y conocer con exactitud sus movimientos. Ejemplos de esta sabiduría los conservan la Pirámide de Egipto, el Arca de Noé, el Templo de Salomón. Cuando el tiempo echo el velo de la ignorancia sobre las mentes humanas (por haber votado su semilla o esperma sagrado), comenzó el hombre a adorar el símbolo en si, olvidando la Realidad Simbolizada y dio a cada acto de sus misterios un significado objetivo. El mundo actual aprende lo que le dictan los sentidos externos y no se detiene a estudiar inteligentemente el mundo interno del hombre para llegar a descubrir el verdadero arcano de la sabiduría.

21.-Cuando el hombre vuelva al reino interno y subjetivo entonces comprenderá las palabras del divino maestro que dice: El reino de los cielos esta dentro de vosotros. Comprenderá que Adán no es un hombre, sino la primera emanación de positiva del absoluto. Que Eva no es una mujer, sino la segunda emanación pasiva. Que el jardín de edén esta en el cuerpo que reúne estas polaridades. Que la tierra de promisión  es el cuerpo humano.  Que el santo sepulcro es el corazón. Que judas es propio egoísmo. Que el mar rojo es la naturaleza emocional del hígado del hombre. Que los evangelios son un relato de la vida pasada del hombre, y que el apocalipsis es el de la vida futura. Que el espíritu del hombre es el sol central que arde como una llama solar. Que el reino interno es halla el absoluto, manifestado por la dualidad y conocido por la trinidad. Que los siete ángeles del señor son sus siete centros y cada uno esta presidido por un espíritu planetario. Que el reino de los cielos esta dentro del hombre, en la cabeza; y de la tierra en el pecho y el del infierno en el bajo vientre. Que el fuego eterno arde eternamente en el sexo y atormenta al que lo busque y que Lucifer, la bestia esta en esta parte del cuerpo. Que la serpiente del edén que engaño al hombre, esta en la parte izquierda de la espina dorsal y la serpiente del desierto en la parte derecha. Que el querube con la espada flamígera  esta en la mitad de la espina dorsal que impide al profano la entrada al reino de Dios, sino que a iniciado en los misterios internos. Que los centros del cuerpo humano despiden energías que se cruzan y entrecruzan por interminables corrientes: en la contraparte del sistema solar, con sus astros y planetas (soles, lunas y cometas), que giran regular e irregularmente alrededor del único centro, yo SOY. Que las oleadas de vida emanan de Dios, a todo el Universo, es el mismo sistema nervioso que comunica todas las partes con el íntimo, en quien viven, se mueven y tienen el ser. Que la crucifixión de Cristo es un suceso que se repite dentro del cuerpo; su sepultura es una tumba nueva, esto es un cuerpo nuevo, cada reencarnación; su descendimiento al infierno, al saco en donde arde el fuego eterno, para libar a los buenos atomos y resucitarlos con su resurrección y atraerlos a EL en la Ascensión  al cielo o cabeza, y sentarse a la derecha del padre Todos estos misterios eran revelados a aquellos que habían demostrado ser dignos de poseer el misterio del fuego, llave de la vida y de la muerte. Que el hijo de Dios es el hijo del fuego sagrado, mientras que el hijo del hombre es el hijo del deseos humanos, representados en la biblia por Adán y Eva, tienen que vivir el uno con el otro, para volver a la completa unidad, por que dentro del otro ser viviente, tiene que existir el uno y el otro. Que cada hombre debe ser rey y sacerdote al mismo tiempo. Que el espíritu unge al cuerpo del rey de la creación, porque el espíritu es el sacerdote del altísimo. Este es el misterio de la dualidad, del binario del equilibrio del hombre y de la mujer. El espíritu no es masculino ni femenino; no es positivo ni negativo: es andrógino y neutro. Por tal motivo, crea cuerpos andro ginos. Pero la mente humana tiene que pasar por muchas etapas de la evolución para poder comprender el misterio de la unidad y las palabras del Cristo al decir: “En aquellos tiempos no se casarían ni serian casados, ni engendraran ni serian engendrados, sino que vivirían como ángeles al lado de mi padre.” Cuando el hombre vuelve a ser andrógino, será un Dios completo; pero mientras tenga un sexo diferente, será la mitad de un Dios y necesita de la mujer para divinizarse. Por el momento es la mujer la que perfecciona al hombre y el hombre a la mujer, porque los dos se complementan en la unidad. Los iniciados, los santos, los maestros, pueden llegar al equilibrio sin la intervención del sexo, por que  han podido desarrollar igualmente las dos polaridades por medio de la verdadera intuición. Por tanto esta insignificante obra no esta escrita para ellos; tampoco esta escrita para aquellos que quieren ver para creer, aunque hemos descubierto por medios naturales, ver lo que esta mas haya de la materia; porque el que no cree aunque viera no creería. Solamente hemos escrito estas páginas para aquellos corazones que buscan la verdad interna.

22.- Cada individuo esta provisto de dos elementos de magnetismo universal, del Alma Mundi, llámesele como quiera: el elemento positivo y protector y el elemento negativo o atractivo. Los plexos o centros son los polos dispuestos en diferentes lugares del cuerpo. Ya hablaremos de ellos mas adelante. No obstante, hay ciertos temperamentos que son más proyectores que atractivos, y en otros sucede lo contrario. Quien llega al equilibrio, será un Dios y por eso hemos dicho que solo los Santos, los Maestros y los Grandes Iniciados son los que llegan a semejante estado. El fluido en el cuerpo nunca esta estacionado sino que circula de un individuo a otro. Por consiguiente, cuando un hombre de temperamento positivo se reúne con una mujer, que es de temperamento receptivo o negativo, se produce un intercambio que activa en el organismo cierto calor de orden desconocida: este es el fluido que surge y penetra en los centros vitales del cuerpo, sobre todo si no tiene el estorbo de los vestidos.

 Todo lo que activa la circulación de la sangre aumenta el volumen del fluido; por lo tanto los cinco sentidos son los medios de esta combustión que aceleran este movimiento. El cuerpo es una pila inagotable, que expele magnetismo por los plexos positivos. Hasta en los centros Magnéticos existe esta doble polaridad. El fuego sagrado expelido por los centros positivos, comunican al hombre con las huestes superiores; mientras que los centros pasivos o atractivos reciben este fuego superior; este es el objeto de la llave del poder en la dualidad. El hombre y la mujer proporcionan simultáneamente: 1. Mayor actividad y libertad de los centros magnéticos. 2. Alcanzar con este el mayor grado de vibraciones que los capacita para comunicarse con los dioses externos, que tienen sus representantes en el mismo cuerpo, y 3. Se transforman en este estado en verdaderos creadores. Aquellos que creen en la fuerza del magnetismo pueden comprobarlo por si mismos en la materia. Suspéndase en un hilo flexible de una longitud de dos metros o más, un anillo de plata. De otro hilo igual, suspéndase otro de cobre; si no hay anillos pueden servir otros objetos de peso, pero que sean de plata y de cobre, porque el primer metal es positivo y el segundo es negativo. Una vez colocados los dos hilos con los objetos suspendidos, el operador se coloca entre ambos, extendiendo la mano derecha abierta horizontalmente hacia el hilo que contiene el hilo de plata y a la izquierda al de cobre, que ambos están a buena distancia. Tras algunos momentos de quietud, en este estado, una de las dos masas se moverá; luego la segunda. La que se mueve primero indica la clase de temperamento magnético que tiene el sujeto: si es la de plata, el es positivo proyector; si el de cobre, es negativo receptor; pero durante este experimento el sujeto no debe cargar sobre si ningún metal, y sobre todo quitarse los anillos de los dedos.

23.- Por el mismo procedimiento se puede estudiar la armonía que se halla entre el hombre y la mujer, sobre todo entre los novios que piensan contraer matrimonio; porque si en la mujer predomina el mismo temperamento que en el hombre, este matrimonio no debe realizarse, porque la Ley del Binario no esta equilibrada. Mientras menos están las prendas de vestir sobre el cuerpo, será mayor el movimiento, porque cuando el hombre esta desnudo mucho más serán las irradiaciones. En la misma naturaleza se hallan dos ritmos: la noche y el día; la noche es atractiva y el día es activo. El hombre también, durante el día es activo y durante la noche es pasivo;  es decir, que durante la noche puede atraer hacia si el aura de las huestes superiores, mientras que durante el día puede comunicar la suya a todos los seres. Ya se ha dicho en la segunda clave de la obra “poderes o El Libro que Diviniza”: Hay que buscar a la esposa espiritual… Hay que amarla sin deseo y adorarla sin profanación. El objeto de esta clave es encender en el hombre el fuego sagrado.

Actualmente algunos sabios recomiendan que cuando el hombre desea entregarse a un trabajo mental o intelectual intenso, procure encender este fuego, por una excitación genésica, pero naturalmente, no debe apagarlo. Porque esta excitación facilita el trabajo, dando a la mente intuitiva cierta elasticidad para tocar ciertas fuentes de iluminación ignoradas por la mente objetiva. Nosotros no nos detenemos solamente en esto, al contrario, nos vamos mucho más lejos. Ya hemos dicho en la obra “Poderes”, que este fuego sagrado creara felicidad, sabiduría, abundancia, valor y hará al hombre un Dios en la tierra. Cuando la mujer enciende en el hombre, y este en ella, el fuego sagrado o la energía llamada la fuerza solar, entonces se puede decir que el hombre esta en camino de la Gran Iniciación Interna, porque esta energía, al brotar, asciende por la medula y llega a otros diversos centros del cuerpo, activando en cada uno su propia luz y su propia nota. Entonces el Hombre podría distinguir al propio Cristo que nuevamente esta devuelta y leerá el nombre del Salvador, compuesto de siete vocales de la naturaleza, que están escritas en los siete centros magnéticos del cuerpo. Este mismo fuego encendido le dará sabiduría para vocalizarlos; entonces se sintoniza con la Conciencia de la Naturaleza, y recibe la contestación de su Salvador. Este fuego puede consumir toda traba que se halla entre hombre y su Salvador cuando esta bien dirigida. Cuando invade todo el sistema nervioso, entonces transformara al hombre para engendrar en el al Salvador del Mundo. Este es el renacimiento del cual habla Jesús en el Evangelio. En este estado, asciende a la cima de la montaña a la que iba Jesús a orar; esto es, a la parte superior del cráneo que despide el fuego sagrado.

24.- Cuando esto sucede, llega el hombre a la unión perfecta con el mismo Dios Íntimo o Interno. La zarza de Horeb habrá ardido en todo el sistema nervioso, sin consumirlo, y el Iniciado penetra en el Reino de Dios Interno, en donde iniciara su dominio en el cielo y en la tierra, en el positivo y en el negativo, porque ya se convierte en uno. Cuando el fuego sagrado asciende a la cabeza, allí se transforma en luz, y se dice que el hombre es iluminado; porque allí se halla la Gran Escuela Mental, dirigida por los Señores de la mente abstracta y el Iluminado se coloca al unisonó de la Gran Inteligencia; será el omnisciente y estará mas allá, mucho mas allá, de lo que los hombres llaman la ciencia del futuro. Por eso dicen que el genio viene antes del tiempo; porque en un momento dado, el genio vio la luz de la fuerza solar, mucho más allá del presente. El Salvador es el que, en el hombre, enciende el fuego apagado del corazón y su llama alcanza entonces la mente, para que este fuego vuelva a descender el día de Pentecostés sobre     los discípulos en forma de lenguas de llama solar, otorgándonos el don de las lenguas. El don de las lenguas no significa el poseer y hablar muchos idiomas, sino el aprender el idioma universal de la naturaleza; este lenguaje es común y es aprendido por toda mente y todo corazón. Mientras el hombre vive en el humo de este fuego, sigue construyendo torres de Babel que causan la confusión de las lenguas. Cuando la mujer atiza el fuego sagrado en el hombre, y el hombre n o trata de apagarlo, el se convierte en una luz en un mundo de tinieblas y todos los seres maléficos van contra el; pero chocan contra esta armadura luminosa, como las olas contra las rocas. El iniciado se olvida de sus propios sufrimientos, y solo sufrirá los ajenos; pero más tarde se convierte en inmune: ni dolor, ni aflicción, ni enfermedad, ni ningún contratiempo, puede afectarle más de lo que puede afectar una nube delante del sol. No ha errado la Iglesia Católica en copiar la letanía de Isis y aplicarla a la Virgen María, en donde se traslucen tantos misterios de la mujer, cuando invoca diciendo: Refugio de los pecadores; Consuelo de los afligidos; Arca de la Alianza; Puerta del Cielo; Estrella Matutina, curación de los enfermos, etc., pues esto, y mucho mas, puede la mujer otorgar al hombre al mantener en el, el fuego divino siempre, y sin tratar de apagarlo. Salud, Felicidad, Poder, Abundancia, Sabiduría, Santidad, etc., serán vasallos del hombre. Hay que recordar siempre que el hombre es igual a la mecha, y la mujer al fuego, y el pensamiento es el que produce humo o calor o luz. Y, aquel que ve esta luz puede leer en su cerebro el mapa del sistema solar. El hombre vive de tres alimentos, a saber: el alimento físico que nutre al cuerpo, la aspiración, al cuerpo anímico, y el pensamiento, al cuerpo mental. Así como el cuerpo físico recibe su nutrición de los atomos del alimento, el anímico, de los atomos atmosféricos, así también el mental recibe su alimentación de la atmosfera del pensamiento que le rodea. Aquí llegamos al punto importantísimo del ayuno. Según nuestro falible entender, el ayuno no significa solamente la abstinencia de comer, sino según la etimología de la palabra, viene de (A-sin) y (Yunar-juntar, unir), esto es, sin unión sexual; de manera que es interesante notar que cuando un hombre ayuna durante unos días, se efectúan en el dos fenómenos: el primero, al no comer se disminuye la densidad atómica del cuerpo; y el segundo, por no apagar el fuego creador, este, al ascender a la cabeza, se siente mentalmente estimulado. Cuando dijo Jesús: “Los padres comen el agraz y los hijos sufren la dentera”, ha revelado una verdad. La energía seminal o el fuego sagrado, es una energía hereditaria; si la humanidad actual no engendra hombres fuertes, física y espiritualmente, es porque los padres no supieron conservar su energía creadora.

25.- Muchos discípulos hablan del Maestro y la mayoría de ellos no comprenden todavía quien es el. El verdadero maestro es una fuerza superior que puede tener o no un cuerpo físico. Esta fuerza divina es el conjunto del fuego sagrado que al ascender a la cabeza, allí se convierte en atomos de luz, que ilumina al discípulo para poder entrar a su mundo interior. A la luz de este átomo, aprende el iniciado los misterios de la naturaleza, que es la casa de Dios, de la cual la mujer es su santuario; se ilustra en la ley secreta del binario, aprende el misterio de la Cábala, de la Iglesia, de la Madre, etc.,, y toda sabiduría que se encierra en la mujer.  La futura salvación del hombre depende de la mujer, que algún día será verdadera santa vestal del hombre en el que enciende y conserva el fuego sagrado. El hombre ante la mujer, debe elegir entre la libertad y la esclavitud: la libertad es la iluminación y la esclavitud es la muerte; son los dos platillos de la balanza en la mujer, con fines evolutivos; es el pensamiento quien registra la inclinación de la balanza. La ley de oposición es la ley de atracción al mismo tiempo. Cuando un mal nos ataca, es porque lo ha atraído la misma fuerza del mal que esta en  nosotros, para atormentarnos; esta es la ley. El hombre debe proteger a la mujer de si mismo como protege su ojo o su mano izquierda. El verdadero maestro es esa entidad de luz que se halla en el centro del cerebro; no trata de aniquilar al angel de las tinieblas en la base de la espina dorsal; porque este ultimo proporciona el combustible en la zarza del sistema nervioso y el Yo soy convierte el fuego en luz. Esta entidad negra es un maestro también, cuyas enseñanzas necesitamos hasta hoy, el nos comunica siempre el poder de hacer milagros por medio del deseo ardiente; mientras que la entidad blanca es quien nos da la sabiduría desde la cabeza, para mantenerla y no tratar de apagarla.

Una vez que el Iniciado siente la influencia lunar y solar, sus ojos se abren para apreciar el valor de la parte pasiva de su lado izquierdo o en el cuerpo de la mujer, cuyas corrientes fluyen como fuentes de inteligencia que por el momento son de tendencia pasiva, pero fueron escalones para que el hombre ascienda hasta la Inteligencia Superior. La mujer es la inmensidad de la Naturaleza, en cuyo vientre reside el Emmanuel: Dios en nosotros. En el vientre de la mujer esta escondida la máxima sabiduría, pero esta sabiduría esta al fondo de un abismo oscuro y peligroso; a este abismo hay que bajar ayudado por la Luz. Pero quien desciende guiado por el humo de sus ardientes deseos, se estrellara infaliblemente. La mujer debe pisotear la luna para poder otorgar la sabiduría secreta al hombre.

26.- Toda persona puede ver un ejemplo de esa luz sagrada. De noche o en la oscuridad basta presionar suavemente, con el dedo, el globo del ojo y se ve con los ojos cerrados una luz brillantísima; de día hay ciertas personas que ven, no con los ojos, chispas luminosas que salen de los ojos: estas chispas son de naturaleza de luz sagrada, y se las debe ordenar que vuelvan al cerebro, de donde salieron, y ellas obedecen dócilmente. “Y los dos serán una misma carne”, dice el Evangelio. La Torre de Babel y la Pirámide egipcia tienen el significado del Binario, o de la unión del hombre con la mujer: en Babel, la torre es la unión de la tierra con el cielo; en Egipto, la Pirámide es la unión del cielo con la tierra. Y en la visión de Jacob, “había una escala apoyada en la tierra, y su extremo tocaba el cielo. Y los ángeles de Dios subían y bajaban por esa escala”. “De tus caderas hizo trono, y Tu vientre mas vastos que los cielos”, canta la Iglesia en sus letanías a la Virgen. Benditos son los ojos que ven  a Dios en las entrañas de la mujer. “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre: es como uno de Nosotros en saber el bien y el mal; ahora pues, impidámosle que alargue su mano y que tome también el árbol de la vida y coma, y viva para siempre. ¿Hasta cuando sigue el hombre ciego y torpe para no ver, ni comprender el misterio de estas palabras? ¿Hasta cuando sigue el hombre el camino de la muerte, siendo inmortal? “El Señor puso el Paraíso en tierra del Edén”, en Oriente, en la cabeza y cuando se aleja de ella hacia el Occidente, el sexo prostituido, la llora como el Paraíso perdido.”Es la mujer quien había hecho al hombre uno de los Dioses. ¿Por qué el misterio de los dos, es el misterio de la Unidad? Cuando los dos sean uno, una sola carne, cuando lo masculino sea femenino y no haya femenino ni masculino, vendrá el reino de Dios. La Tercera persona de la Santísimo Trinidad es una persona femenina: Pneuma=soplo, pertenece al genero neutro; Spiritus, en latín, es en masculino; Ruach, en hebreo, es unas veces masculino y otras veces femenino; Ruach, en arameo, es siempre femenino. Jesús enseñaba su Evangelio en lengua aramea, y su enseñanza tocaba el misterio del Ser Femenino en Dios. En donde hay solamente lo masculino, todavía no hay sexo, todavía no hay Divinidad. El sexo entra en Dios con el Ser Femenino.  “Hay que amarla sin deseo y adorarla sin profanación. Quien adora a Dios en la mujer, no necesita ir a ningún templo”, se ha dicho en “PODERES”, porque la Naturaleza es el Templo de Dios, y la mujer es el sagrario que santifica el templo; es el Santo de los Santos. Sancta Sanctorum era un recinto en el templo, cerrado por tres lados, por paredes en blanco, y cuya única abertura estaba cubierta por una cortina. Este era el sarcófago o tumba del Dios Solar, a quien el templo estaba consagrado. Esta tumba es el símbolo de la resurrección cósmica, solar y humana; es el despertar a la nueva existencia. 

27.- El Arca de la Alianza de la Biblia, tiene el mismo significado y símbolo de la Matriz de la Naturaleza y la resurrección. Así también en lo humano, la Matriz de la Mujer es la Tumba del Alma y su Resurrección a la Nueva Vida. Aquel que adora a la mujer, sin profanar su sagrario o el Santo de los Santos, forzosamente tiene que resucitar a la nueva vida espiritual. El Arca de Noé, en la cual se conservan los seres vivos necesarios, para volver a poblar la tierra, corresponde al ombligo de la mujer. El ombligo esta unido por la placenta, con el receptáculo, en donde se halla el embrión en la matriz que contiene los gérmenes de todas las cosas vivas. La Cámara del Rey, en la Pirámide de Egipto, es la representación de la Matriz de la mujer. El Iniciado, que representa al dios- hombre, tenia que ser colocado en el sarcófago y representar el rayo vivificador, penetrando en la matriz fecunda de la naturaleza, al salir en la mañana del tercer día, representaba la resurrección de la vida, después de la muerte.  La Tumba es el símbolo del Principio Femenino en el Cosmos, en la naturaleza y en el hombre.

El mismo Jesús El Cristo, ha cumplido este misterio pasando por las fases de la ley. Todos los símbolos de las religiones, tales como Barco, Nave, Recipiente, Cáliz, Ballena, mar, Luna nueva, etc., son símbolos de la mujer y el principio femenino en el hombre. También las personificaciones de estos símbolos: Venus, Astarté, Madre de Dios, Reina de los Cielos, Reina del Abismo o de la Tierra, Reino de la Fecundidad, Madre del Salvador, Eva, Virgen María, Vestal, etc., representa la mujer o el principio femenino, o  El Espíritu Santo. Los antiguos sabían disfrazar el misterio de los arcanos con símbolos: la Nave, o media luna, el barco de la vida, era la madre, la Mujer cuyo secreto o sabiduría a nadie se le enseña, excepto al…Mas elevado.

 ¿Quién es el más elevado? Es el Yod, es el Dios Masculino…. Ya se ha dicho que la Cámara del Rey en la Pirámide de Egipto es el Santo de los Santos, símbolo de la Matriz de la Naturaleza y de la Mujer. Ningún hombre podía entrar, por el pasaje de entrada, a la Cámara del Rey, con el cuerpo erguido, sino que tenia que encorvarse, y el hombre encorvado para entrar al Santo de los Santos, es Jehová de los hebreos, o el Espíritu Santo de los cristianos, el dador de vida por la acción generadora..  Dice la Biblia: “Dios creo al hombre a su propia imagen, a la imagen de dios El le creo, macho hembra los creo.” Y no como se ha traducido, “macho y hembra”, porque siendo el hombre a imagen de Dios, no debe ser ni macho ni hembra sino Andrógino; pero cuando después se realizo la separación del sexo, fue necesario que Adán conociera a su mujer para Convertirse, nuevamente, en creador a imagen de Dios. “La suma de mi nombre es Sacr, el portador del germen”, dice Jehová a Moisés. De manera que Yod-Eva o Jehová significa el matrimonio que es un Sacramento en la Iglesia. Todas las diferencias radican en que las regiones exotéricas han tomado el misterio de Dios, como cosa real y es completamente metafísico y espiritual. Entonces la diferencia esta en el sentimiento, pero lo simbolos bíblicos son idénticos.

28.- La Ética del primer símbolo, el hombre encorvado a la entrada del Santo de los Santos, significa la concepción y el renacimiento del individuo y su regeneración por medio del Fuego Sagrado, para convertirse en el ser espiritual que es antes de su nacimiento físico. Las religiones exotéricas maldicen este culto, sublime y grandioso significado y lo traducen en la caída del espíritu de la generación y se horrorizan al hablar del sexo y de su unión. De todo lo dicho anteriormente, debemos tener la comprensión de que la unión sexual, representada por la entrada al sarcófago, en la cámara del Rey, Al Santo de los Santos en el Tabernáculo o el Templo de Salomón; la adoración de Noé en el Arca o también en el Santo de los Santos, significan regeneración, mas no generación. En el Santuario de los Santuarios es donde se convierten los hombres en sacerdotes inmortales e Hijos de la carne. El verdadero misterio de los dos era y es demasiado sagrado para poderse revelar al vulgo; pero tenemos la seguridad de que la comprensión no penetra sino en la mente del que merece comprender las enseñanzas. El Arca de la Alianza denuncia el misterio de los dos o de Jehovah: el Yod o “falo” y Heva la abertura o matriz. María dijo al angel: “¿Cómo ha de ser, si no conozco marido?” El angel respondió:”El Espíritu Santo descenderá sobre Ti y la fuerza del Altísimo os bendecirá.” Esta es la llave del reino en la Dualidad: el Espíritu Santo es la Madre, el Altísimo es el Padre. En el cuerpo purísimo de María, el Padre se unió a la Madre. Dios es Padre-Madre, pese al cristianismo exotérico y a toda otra religión. El Hijo del hombre es la sombra del Hijo de Dios, todavía por venir cuando se une al altísimo, al Espíritu Santo. “El Eterno te ha reclamado como el esposo reclama a la esposa” (Isa., 1-6). Dios Hombre es el desposado de la Diosa Mujer y será una misma carne. Entonces Dios es El y Ella juntos, Hombre y Mujer. El Padre-Madre es el verdadero Creador. Es Adán-Eva, a “imagen y semejanza de Dios”. Los dos sexos separados en la materia forman la Unidad del Todo en el Espíritu. Todo individuo de un sexo determinado guarda en si el embrión del sexo opuesto y encierra al ser en su integridad perfecta o la personalidad futura; porque sin la unisexualidad no hay impersonalidad y sin la bisexualidad no hay personalidad. El hombre que no tiene algo de femenino y la mujer que no tiene algo de masculino, serán como las bestias, macho y hembra, pero no seres humanos. Este misterio se cumple en el cielo del hombre: es el misterio del sexo que conduce al hombre a la vida eterna, a la resurrección. Así llevan los ángeles atómicos, del cielo del hombre a su tierra el polen del Árbol de la Vida. Esta simiente es traída del mundo Divino para ser sembrada en la matriz de la naturaleza-mujer y vive por el sentimiento y el amor. Toda unión –dijo un sabio- es un paso de constelaciones enteras de almas humanas, Vía Láctea, Vía Celeste. El Misterio de los Dos, es el Misterio del Espíritu Santo: quien blasfema contra este misterio no será perdonado. “Y preguntaron a Jesús: ¿Cuándo vendrá tu reino? Y dijo El: “Cuando dos sean uno, y lo masculino pase a ser femenino y no haya masculino ni femenino ya” (Clemente de Alejandría: Stromata, XIII-92.)
29.-El hombre para volver a la Divinidad debe tener mujer en si y no una mujer para si. Muy pocas mentes son capaces de pensar por si mismas, porque están dominadas por los atomos de la bisexualidad. Cuando evoca la mujer en el hombre, y este en ella la llama Luminosa, ilumina los siete centros del cuerpo y los compenetra con su poder, teniendo en cuenta que esta llama no debe ser apagada. Esta llama en el sacro, convierte al hombre en creador. Conocerá sus vidas pasadas que están escritas en la base de la espina dorsal, comprenderá y sentirá el misterio del Espíritu Santo con su fuego creador. En el centro esplénico vera el desarrollo de la vida y de la salud corporal, mental y espiritual, y este  fuego será en el cuerpo el elixir de la vida. En el centro del ombligo adquirirá el poder de la intuición y el don de la profecía, lo futuro y lo pasado se convertirán en presente. En el centro cardiaco siente el hombre el nacimiento del Cristo en el y comprende el objeto de su Sacrificio y el significado de las religiones y ciencias. En el centro laríngeo adquiere la clariaudiencia y oirá los sonidos celestiales para traducirlos y vocalizarlos en palabras creadoras, constructivas. Y entonces podrá decir con Cristo: “Mi palabra es la verdad  que sale de la boca de dios”, y luego obtendrá el don de las lenguas.  En el centro frontal, llegara, por medio de la intuición, a ver hasta el corazón de la Tierra y el cielo estará siempre abierto delante de el. Conocerá sus vidas futuras y el desarrollo de la evolución del Universo. Y cuando ascienda esta luz al centro coronario ya puede sentir y decir al mismo tiempo: Yo soy El; El es Yo, porque ha llegado a  la última etapa de su evolución, se convierte en la misma Divinidad.

Cada centro tiene siete puertas y tras cada puerta se hallan siete atributos de lo Absoluto; pero cada atributo tiene una relación directa con cada puerta y cada puerta tiene un pasaje secreto a cada centro. El Supremo Poder, lo Absoluto recibe nombre distinto en cada religión: Dios, Ala, Ormuz, Brahma, etc. Pero como todos estos nombres designan un ser personal, nosotros le llamamos con un nombre Impersonal: el Intimo o Yo Soy. Yo Soy, es siempre Unidad, pero como Creador y Autor del Universo se manifiesta en tres modos fundamentales: Primero Padre, Segundo el Hijo y el Tercero el Espíritu Santo. Esta trinidad se halla en todas las religiones: en la egipcia tenemos a Osiris, Isis y Horus; en la escandinava a Odín, Freyre y Thor. Asirios y fenicios tenían Anu, Ea y Bel; la cábala judía: Kether, Binah y Chomach, etc., etc. Para nosotros, que vivimos en un ambiente cristiano, seguimos la nomenclatura cristiana: Padre, Hijo y Espíritu Santo.  A estos tres aspectos del Yo Soy corresponden los tres atributos: Poder, Sabiduría y Actividad. Cuando el Yo Soy quiso manifestarse, emano de si la materia primordial a la cual dirigió sus tres atributos para plasmar la creación. El tercer aspecto llamado Espíritu Santo, como fuerza eléctrica, comenzó la realización del plan divino como fuerza material. El vacio del espacio llamado Koilon fue desalojado por su energía formando como burbujas o puntos de conciencia, sostenidos únicamente por el poder de su voluntad. Esto es lo que significa los dos primeros versículos del Génesis: “En el principio creo Dios el Cielo y la tierra.  Y la tierra (materia primordial) estaba desnuda y vacía, y las tinieblas estaban  sobre la haz del abismo, y el espíritu de Dios era llevado sobre las aguas”. De siete burbujas formo espirales que, a su vez, formaron otras mayores compuestas de siete de las de primer orden, y en igual forma, se construyeron las del segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto órdenes. Diez hilos de espirales de sexto orden se trazaron de una manera particular, semejante a un ovillo de hilo devanado en espirales para formar el átomo físico. La materia, pues, no es otra cosa que un conjunto de espirales, de puntos de conciencia del tercer aspecto llamado Espíritu Santo, mantenidos en es forma por el enfocamiento determinado de su energía. Este suceso es un misterio que pertenece a todas las religiones. Los evangelistas que relatan la historia del hombre, simbolizaron este misterio, de una manera muy poética. San Mateo dice: “Y la generación de Jesucristo fue de esta manera: que siendo María su Madre desposada con José, antes que viviesen juntos se hallo haber concebido en el vientre, de Espíritu Santo”. (Cap.2, ver.18) El profeta dice: “He aquí la Virgen concebirá y parirá hijo; y llamara Emmanuel, que quiere decir con nosotros es Dios.” De manera que el descenso del tercer aspecto de la Divinidad, sobre la materia primordial pasiva, esta simbolizado por el descenso del Espíritu Santo sobre la Virgen María. Cuando meditamos como se formo el átomo ya podemos comprender varios puntos: la formación del universo, la formación del hombre y el significado del descenso del Espíritu Santo al vientre de María. San Lucas relata en el capitulo primero y verso 34 y 35: “Y dijo María al angel: ¿Cómo será esto porque yo no conozco varón”? Y respondió el angel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y te hará sombra la virtud del Altísimo, y por eso lo santo que nacerá de ti, será llamado hijo de dios” Cuando el tercer aspecto de lo Absoluto deja constituida la materia-fuerza, aparece el segundo aspecto en el vientre de María o materia física. Al contacto de su Energía, la materia se anima y brota en ella la vida forma. Esta vida emanada del segundo aspecto o Hijo, agrupa la materia en formas persistentes, únicamente, mientras son objetos de enfocamiento de su energía. Al descender el segundo aspecto hasta la materia, comunica a los elementos físicos, el poder de combinarse entre si  para formarse los distintos estados, desde el mineral hasta el animal.

30.- El primer aspecto llamado Padre espero hasta que el ser animal, esto es animado por la vida, se individualice del alma de su especie para enviar sobre el un fragmento de si, de su espíritu, para que empiece su evolución, buscando la divinidad en todo, cuando existe en la Unidad del todo. De manera que Dios, el Íntimo, Yo Soy, considerado por sus tres aspectos es: como Padre, tiene a la naturaleza, María por hija; como hijo, tiene a la naturaleza como madre; como Espíritu Santo, que la fecunda, tiene a la naturaleza como esposa. De una vez por todas debemos comprender lo siguiente: al decir aspecto o persona de la trinidad, nunca jamás debemos imaginar un ser, un hombre o una entidad; porque esta concepción nos conduce a muchos errores; pero al conceptuar las tres personas o manifestaciones de lo Absoluto como Poder, Vida y movimiento, nuestra inteligencia puede ayudarnos a comprender el misterio de la Trinidad, o de los Tres en Uno. El hombre es la miniatura del universo, y es la imagen de Dios, tiene el asiento del poder en el átomo que se halla en el impenetrable entrecejo. La vida tiene su morada en otro átomo en la glándula pituitaria y el movimiento esta en otro que yace en la glándula pineal. El Primer átomo que representa al Padre, domina la cabeza y la medula, de la energía nerviosa, origen del poder pensante e inteligente. El átomo Hijo materializa la vida en el tórax, origen del sentimiento, de la pasión y del saber. El tercer átomo que es movimiento, fabrica la materia. Mas, por encima de los tres, se halla el cerebro, contraparte del Yo Soy, que abarca a los tres y a todas sus creaciones. De la unidad del cerebro, emanan todas las diversificaciones en el cuerpo, sin embargo, siguen siendo una unidad en el. Es preciso comprender que nada hablamos del Yo Soy, pues de El nada sabemos sino que existe; mas, estamos hablando de sus aspectos. El primer aspecto llamado Padre, no puede manifestarse en un plano inferior al supremo; solo en el hombre, mientras que el segundo aspecto desciende al plano inmediato inferior- el tórax en el hombre-, de cuya materia se reviste y se diferencia del primero: habita en todo ser vivo. Mientras que el tercero desciende hasta el vientre de María, la materia inerte, para darle movimiento. Estos tres aspectos en la cabeza están al mismo nivel y los tres son uno; pero en su descenso al tórax y al vientre, resultan muy distintos cada uno de su propio plano. Cada uno de los tres aspectos tiene su especial función que cumplir en la preparación y desarrollo del hombre: hemos dicho antes, que los yoghis llaman Pingala al nervio por donde desciende la aspiración positiva, y esta situado en el lado derecho de la medula vertebral; Ida, al nervio izquierdo por donde pasa la energía negativa o pasiva y Sushumna a un tercero que conecta con los otros dos, en el ganglio sacro, y sube por el centro de la columna hasta el cerebro, después de repartir diversas energías a todos los centros. Ahora podemos comparar las funciones de los tres aspectos: el Padre no puede manifestarse en un plano inferior al supremo, pero su energía, poder, que semeja la electricidad, afecta al nervio del lado derecho hasta el fin de la espina dorsal. El Espíritu Santo hace bajar su energía movimiento, poe el lado izquierdo pasivo, y al llegar a la base de la espina dorsal esta energía unida a la del Padre, se transforma en fuego llamado Fuego Serpentino. El Hijo recibe las energías de los dos y neutralizándolas, forma de ambas la Vida Luz que asciende con ella desde el reino mineral hasta el divino, o desde el bajo vientre, corazón, hasta la cabeza. La triada superior así manifestada, se convierte en Unidad, sea porque Dios se hace hombre, o sea porque el hombre se convierte en Dios por medio del Poder, Vida y Movimiento; por el pensamiento, aspiración y respiración. Con la pureza y la respiración equilibrada de ambas fosas nasales, el hombre equilibra los dos principios en la base de la espina dorsal, y con el pensamiento concentrado puede hacer que ascienda la energía por la medula central hasta el cerebro y formar, alrededor de su cabeza, una aureola de fuerza que despierta al átomo de la glándula pineal. Una vez despertado este átomo, el hombre encuentra a su Maestro. Esto es lo que significa el decir: Cuando el discípulo esta preparado, viene el maestro; o lo que equivale a: cuando la mente del discípulo esta envuelta con la aureola lumínica de la energía creadora, viene el maestro a ocupar su trono en el cerebro. El Maestro es el mismo Átomo del Espíritu Santo, que antes de la iniciación es latente en el Hombre; pero después de ella deja sentir su voluntad en la mente del Iniciado.

Según la aspiración y la perseverancia del hombre se agranda el área de esta aureola, porque mientras mas se llena de atomos mentales puros, mayor será su resplandor. Cuando el átomo del Espíritu Santo se convierte en Maestro del hombre, envía sobre el la iluminación y como dice la religión, desciende sobre el Iniciado y este se convierte en Adepto, en Luz del Mundo; pero tiene que estar preparado para la crucifixión. Así cuando descendió sobre Jesús, este comenzó su misión y al mismo tiempo se preparaba para la muerte. El Adepto sentirá en este estado que su cerebro es un espejo que refleja los siete sistemas solares, y que tiene en el siete estaciones emisoras y receptoras para comunicarse con los siete sistemas planetarios por medio de sus siete centros magnéticos.

31.-El pensamiento es como foco de luz, ilumina su interior como al mismo tiempo su exterior; es también un alimento para el aura mental, así como el alimento físico nutre al cuerpo. El alimento físico juega un papel importante en esta aura. Todos los Santos ayunaban para disminuir los atomos densos en el cuerpo, motivo por el cual se estimula la mente. El hombre casto lega a sus hijos un átomo de Espíritu Santo muy robusto y fuerte, mientras que el lujurioso seminiza su energía cerebral y nunca puede tener un pensamiento fuerte, ni superar en su medio. Al despertar el Átomo del Espíritu Santo envía su iluminación en forma de lengua de fuego sobre las doce facultades del alma que simbolizan los doce discípulos del Cristo. En este estado el Adepto puede librarse del demonio, desintegrándolo para siempre. La aspiración pasiva mística puede darnos la iluminación cuando esta acompañada con el pensamiento de devoción; pero si la acompaña el pensamiento de odio nos coloca en manos del demonio, y forma de nosotros Adeptos satánicos o magos negros, ilustrándonos en la sabiduría de nuestro pasado involucionado inferior. La respiración negativa es llamada lunar porque nos trae de la luna ciertos atomos que, cuando son muchos, perturban nuestra energía solar en la mente y se dice que el hombre es lunático; pero para una mente sana, estos atomos, son la inspiración de los poetas, artistas e inventores. La mayoría de los enfermos mueren de noche, porque la tierra es como el cuerpo humano, pierde la energía solar positiva cuando la energía lunar domina; por eso es aconsejado dormir de noche sobre el lado izquierdo para que la ventanilla derecha se abra y aproveche del resto de la energía solar durante el sueño.  Mientras mas aspiramos y respiramos mas purificamos nuestra aura mental que es el trono del Maestro, entonces podemos dedicarnos a libertar al Yo Soy de la prisión que habíamos construido mentalmente alrededor de El. Mientras mas grande el aura mental, mas se unen y se interfunden los dos hemisferios del cerebro y llega un momento en que se convierten en Unidad; así se desvanece nuestra naturaleza inferior, porque ya no recibe alimento de la mente, y esta ya puede unirse con la envoltura que rodea a todo el cuerpo, para eliminar la cizaña o suciedades que se encuentran en la parte inferior de ella.  La devoción y la concentración son los mejores depuradores de estas escorias.

 

Nota: Se recomienda al interesado en las ciencias esotéricas, leer detenidamente la parte primera y esta segunda, volviéndolo a hacer tres y cuatro veces, hasta haber comprendido el profundo contenido de lo vertido por el Maestro, poniendo énfasis especial en las practicas por el señaladas en una forma velada; para ver por si mismo si es posible encontrar en nuestro mundo interno, la respuesta a nuestra búsqueda espiritual, de lo contrario, los que hacemos esto posible, estamos dispuestos recibir sus correos, con la voluntad de colaborar a encontrar respuesta a sus inquietudes espirituales.