MENU

MODULO 5

 

NAVEGACION

 

Modulo 5. Circulo de Generalidades III.

 

 

EL CÍRCULO O GENENERALIDADES  DEL ESOTERISMO CRISTICO PARTE III

 

 

1.-Desde el sistema simpático puede el hombre ser iniciado en las iniciaciones pasadas, puede comprender el Génesis y los libros sagrados de todas las religiones con sus respectivos símbolos; pero desde el momento que entre por la puerta del Edén será iniciado en la Cuarta; Iniciado en la Iniciación pasada.  El Átomo Nous, que es la miniatura del hombre perfecto que llego a la estatura del Cristo, como dice Pablo, será el Iniciador en la Cuarta Iniciación Futura.

Los símbolos de las iniciaciones pasadas los encontramos en todas las religiones. La masonería tiene una gran parte de ellos, mientras que los de la Futura se hallan en el Apocalipsis de San Juan. Aquel que concentra la mente en los símbolos pasados recibe del Yo Superior una iluminación que descifra todos los misterios menores encerrados en su sistema simpático, que son reflejos de unas Inteligencias de las esferas pasadas, porque todos estos símbolos están escritos en este sistema; en el sistema nervioso están escritos los del futuro de los cuales habla el Apocalipsis. El Yo Superior inicia al hombre en las iniciaciones menores, en las etapas del mundo mental concreto, después en todas las del deseo, luego en el anímico. El Yo superior le enseña como evitar los peligros de todos ellos, porque en la parte inferior de cada mundo hay etapas terribles y espantosas.

Comenzando por el plano mental que es el que sigue al del deseo; este no esta separado de aquel sino por la atmosfera diferente de vibraciones, lo mismo que el cuerpo de deseos del plano físico. El átomo más sutil de la materia astral contiene una envoltura de materia mental densa. El mundo mental no funciona por medio del cerebro, sino en su propio mundo, libertado de las ligaduras del espíritu-material físico. El cerebro no es la mente, pero es el instrumento de la mente que trasmite los átomos construidos por esta al sistema nervioso. El mundo mental esta dividido en dos secciones: Superior e inferior. El primero es abstracto, el segundo es concreto y objetivo. En estas dos grandes divisiones viven átomos inteligentes innúmeros, seres que guían el proceso del orden natural y dirigen las legiones que se hallan en ambas divisiones. En el plano Inferior del mental residen átomos inteligentes que vibran de una manera rápida, pero siempre están alcanzados por las vibraciones del deseo; de manera que pueden servir para la armonía y para la  desarmonía del Universo. En este plano inferior reside el amor, como veremos mas tarde; pero el amor puede ser egoísta, personal y puede ser altruista impersonal.

Es el hombre quien debe dirigir estos átomos según la intención concebida de antemano. El mago Negro puede utilizar estas inteligencias por su amor al mal; mientras que el mago Blanco las utiliza por su amor al Bien.

2.- El Mago es aquel ser que obra directamente sobre la esfera mental de sus semejantes. Si los sugiera buenos pensamientos, ideas nobles que les pueda ayudar y confortar, se llama Mago Blanco, porque toma de sus átomos de luz la energía y la trasmite a su prójimo. Su mayor privilegio y su más intenso goce consiste en ayudar a sus hermanos que luchan, sin que tengan conocimiento de sus servicios, ni la menor idea del poderoso brazo que les aligere la cruz. No se le ve, ni se le reconoce. Amigos y enemigos reciben por igual sus diversos beneficios que los atrae de las superiores esferas para derramarlos todos a manos llenas, sin esperar recompensa alguna. El Mago negro siente placer en hacer daño a sus semejantes, ama el mal por el mal, mas que su provecho personal.

El iniciado tiene que bajar al mundo del deseo inferior donde domina el demonio por medio de la naturaleza o yo inferior, cuyas vibraciones son muy densas. Los átomos de este mundo son creados por los malos instintos y los bajos deseos que residen en el vientre  y bajo el vientre. Cada vez que el hombre quiere concentrar en algo superior el demonio o enemigo oculto envía a estos átomos como ejercito enemigo para obstruir el camino que conduce a lo superior y tratan de convencer a la mente de la inutilidad de combatir sus influencias; hacen todo esfuerzo para ganar el hombre a su causa y satisfacer sus deseos. En este estado de cosas el Yo Superior envía su mensajero, el ángel de la guarda, o protector secreto, le habla desde el corazón para fortificarle y ayudarle en el sendero y continuar adelante. Si el hombre escucha la voz interior, su Maestro en el cerebro le da las indicaciones para ayudar y salvar, por medio de los pensamientos, a aquellos átomos de las garras del demonio y al mismo tiempo para salvar aquellas almas recientemente desencarnadas y que están presas en las etapas inferiores del mundo de los deseos. El pensamiento es como corrientes de luz que rasga las tinieblas de los mundos inferiores y alumbran a sus habitantes. El Iniciado es un aspirante a Mago blanco y a Maestro de compasión, tiene que descender, por compasión, a los planos inferiores para salvar a los que están encadenados allí e ilumina a todas las inteligencias engañadas que, funcionan en este plano y encada una de las etapas, con el velo de la ilusión y son iguales a las almas poco evolucionadas que están allí y reciben sus impresiones a través de una atmosfera mental densa.

Las tres subdivisiones superiores del plano mental son moradas del Pensador. Desde este plano Superior y sutil, el Pensador conoce de antemano las dificultades y obstáculos que le guardan al hombre en su sendero y obra conscientemente a través de sus vehículos inferiores con toda certeza y saber. Un hombre inferior vive siempre acumulando átomos mentales en su bajo vientre y estos átomos le hacen sufrir la influencia de los mundos inferiores (infierno); responden con pereza a todo estimulo superior. Allí radican los placeres, la cólera, la ira, los sufrimientos, el terror y todo lo que ha traído con el de animal. Los deseos animales, en el hombre, toman mayor vigor cuando están alimentados por fuerzas mentales inferiores. Aquí forman la memoria y la imaginación que corresponden al instinto. Este instinto es modelado y creado por átomos a su propia semejanza e imagen. Estos átomos formados por los sentidos atraen a ellos fuerza mental más densa y pueden reproducirse, a voluntad, por los nacientes poderes de la conciencia. El demonio en el  hombre se apodera de estas inteligencias creadas por la imaginación y las une a sus ejércitos para estimular la actividad, interiormente engendrada por el deseo experimentado una vez; el mismo enemigo las dirige nuevamente a los sentidos para que estos experimenten, de nuevo, el placer evitando el disgusto.

3.- El mental inferior excita el deseo que duerme en el y este estimula el cuerpo físico; por eso el hombre, poco evolucionado, busca sus placeres y cada día se vuelve un bruto mas peligroso que el mismo animal, hasta que el mismo placer provoque en el,  dolor y el dolor le infunde imágenes mas fuertes que los del placer; entonces comienza a usar y emplear su voluntad que le atrae del mundo mental superior una ayuda para vencer la tentación, y, el hombre esclavo de sus pasiones se torna hombre de voluntad para perfeccionar su naturaleza inferior. El hombre Superior, por el dominio de su voluntad sobre la naturaleza animal y por el poco uso de sus pasiones, absorbe la energía de los átomos superiores y las emplea en todas sus empresas; entonces los inferiores se desintegran, una vez abandonados por la energía mental que les daba vida y uso.  Cada tentación da a estos átomos una vida nueva; pero al quitarles esta vida, dirigiendo el pensamiento hacia arriba o encausando la mente para efectuar una buena obra, estos átomos quedan como cadáveres, que serán expulsados con su material viejo. El triunfo sobre ellos depende del primer esfuerzo y la repetición del acto determina el carácter; el hombre de carácter se vuelve potencialmente espiritual, porque ha eliminado del cuerpo mental todo deseo denso y grosero, y todo lo animal de sus sentidos, los que ya no pueden responder simpáticamente a las vibraciones inferiores. Este es el objeto de la iniciación, sea antigua o moderna. En este estado, el pensador se reviste con átomos diáfanos con los cuales puede descender, a voluntad y sin peligro alguno, a las regiones del infierno en su cuerpo, como desciende el buzo a las profundidades del mar. El lector debe comprender aquí un punto muy esencial que cuando el hombre asciende a una etapa de los mundos mental y de deseo que se encuentran en su propio cuerpo, de hecho queda en comunicación con los seres y almas humanas que habitan estos mundos.  En el mundo físico se halla en comunicación con todos los hombres y con todas las etapas sociales, así también cuando se inicia internamente tiene que comunicarse con aquellas almas desencarnadas, cuyos deseos y pensamientos las encadenan en todas las etapas del mundo mental. Esta advertencia nos enseña que en los mundos internos son diferenciados por la calidad de las vibraciones y no como se imagina el intelecto que yace arriba o abajo. Cuando decimos que el hombre baja al mundo inferior, debemos comprender que el pensador aminora la rapidez de la vibración y cuando asciende es porque acelera la misma vibración. La primera división del mundo mental inferior se comunica con la séptima superior del mundo astral o del deseo, porque hay una semejanza en las vibraciones de ambos, El Maestro Interno en el hombre no permite a este que baje directamente a lo mas inferior de este mundo y tiene que comenzar por la séptima etapa, cuyas vibraciones son mas elevadas que las demás inferiores. La séptima etapa o subdivisión superior del mundo del deseo esta dentro y fuera del cuerpo humano; esta ocupada por los átomos intelectuales que el hombre arrastro durante sus vidas; estamos hablando a lo que respecta al interior del cuerpo; mas en la parte que se halla fuera del cuerpo encontramos a las almas desencarnadas que han vivido esa intelectualidad cuyo objeto fue para el provecho personal. También encontramos átomos y almas que trabajaron para la formación de los pueblos e hicieron de cada país una patria y con fines políticos instituyeron la separabilidad en la humanidad, pisoteando el principio de fraternidad y de igualdad. Estos átomos y almas vivificados, por el pensamiento, forman los políticos y los hombres de estado en el mundo actual que trabajan para el provecho propio, ocultándose bajo el escudo de la palabra patria. En la sexta etapa encontramos átomos y almas intelectuales y artísticos que prostituyeron el talento por el goce personal, en pro de la naturaleza sensible. También se encuentran aquellos devotos que desearon la salvación propia sin importarles nada de los demás. Es la devoción egoísta que pretende, si le es posible, monopolizar el cielo para si.

4.- También en la quinta etapa de vibración se encuentran los átomos y almas devotas que piden recompensa material por su devoción, o un cielo más material que pueda imaginarse. Aquí están los seres que prostituyeron la religión para obtener provecho y dominio sobre los demás, en vez de trabajar por la dicha humana desinteresadamente. También hay atamos y almas filantrópicas que formaron asilos, iglesias para los sectarios de una misma religión, excluyendo a los sectarios de otras religiones. Estas almas en la parte externa influyen a los atamos internos del cuerpo, que tienen las mismas ideas, para convertir al hombre en un médium y dar explicaciones y conferencias religiosas. En la cuarta se ven átomos  y almas de aquellos seres que buscan siempre el adelanto material y tienen apego a los bienes de este mundo físico. Son los adoradores del oro y del provecho. En la tercera residen los avaros y todos los que buscan el provecho a costa de los sufrimientos ajenos. Para ellos todo es licito con tal que gane la partida. En la segunda yacen aquellos átomos y almas lujuriosas y libertinas que viven interesándose por las trivialidades de la vida, sujetos a satisfacer siempre cualquier deseo animal o inferior; están quemándose siempre por el fuego de sus apetitos y goces físicos.

Estos átomos y almas y viven siempre descontento, ambiciosos  e inquietos. Padecen de todos los sufrimientos según la intensidad de los deseos. Aquellos que están dominados por estos átomos son charlatanes, vanos sobre todo en el elemento femenino. Estos goces dejan al hombre con escasa inteligencia. En sus sueños están siendo molestados por visiones eróticas, porque nunca sintieron el amor verdadero impersonal. Sus átomos siempre les  inspiran malestar, depresión, disgustos, etc.

5.- La primera división es la mas terrible y horrorosa. Esta es el infierno en el hombre y fuera de el. Aquí residen los átomos y almas de viles deseos e instintos que ellos formaron y crearon para que en futuro los aprisionen en esta etapa de densísima vibraciones. Es muy difícil eliminar estos gérmenes por que ya son parte del propio carácter y naturaleza. Estos átomos tienen la misma atmosfera del demonio que vive en medio de ellos. Todos los horrores de la vida se encuentran allí en toda su espantosa realidad. Estos átomos están formados por los apetitos bestiales que hemos traído y alimentado desde un tiempo inmemorial; ellos den a la fisonomía semianimal. Los iniciados que bajan a esta etapa describen a estos átomos y almas de una manera espantosa que parece increíble al lector. Aquí están los átomos y almas criminales, asesinos, borrachos, ateos, suicidas que tuvieron miedo a la vida. Ellos encienden el fuego de las pasiones brutas y los apetitos feroces de venganza y oído modulan hasta la fisionomía según los deseos animales, y están esperando el momento para obsesionar al hombre y llevarlo a mayor exceso. El objeto de la iniciación es limpiar al cuerpo físico de todos estos átomos, enseñándoles a aspirar a la pureza y armonía con el Infinito; porque ya hemos repetido varias veces, que el hombre aspira y respira átomos semejantes a sus deseos y pensamientos. También se ha dicho que después de la muerte, lleva con el sus aspiraciones y sus obras; de manera que estos átomos que atormentan al hombre en vida son los mismos que le atormentan después de muerto, en el mundo inferior del deseo. El hombre dominado por sus deseos bajos vive siempre atormentado, temeroso y deprimido en esta etapa que creo y llenó de inteligencias que le hacen sufrir en vida y después de la muerte. El cuerpo de deseos o mundo astral esta en el vientre y bajo vientre y se comunica con el sistema simpático. Ahora hablemos del mundo mental que reside en el sistema nervioso y se comunica con la cabeza. En la primera etapa del mundo mental, comenzando desde abajo hacia arriba, están los átomos y almas que radian el amor paterno, materno, fraterno y la amistad desinteresada. También están aquellos que tienen anhelos de imitar a un ser perfecto y desean llevar una vida mas elevada: sin embargo, no tienen la firme resolución de seguir sus anhelos, aunque sienten ansia de de comenzar la obra. De la segunda, permanecen los de la devoción y del amor hacia Dios tal como lo concibió la mente; todos viven llenos de avidez de beatitud. Cuando el Iniciado penetra en esta parte de su mundo interno, sienten la atmosfera de la piedad que creo en vidas pasadas, por su devoción y su entusiasmo de comunicarse con el Ser Adorado. Estos átomos son para fortalecer las cualidades del corazón y de la inteligencia. En la tercera, se hallan los átomos  y almas sinceras y nobles que consagraron sus servicios para la humanidad; estos tienen mucha sabiduría para mejorar siempre el estado del mundo. Enseñan a inspirar al hombre los proyectos filantrópicos y la concepción de un mundo de bondad. El ser desinteresado esta impregnado de estos átomos, realiza las obras más gigantes en el mundo sin pedir recompensa.

6.- En la cuarta residen las inteligencias del Arte y de la Ciencia que inspiran a la mente humana la idea del adelanto espiritual a las elevadas esferas. Son ellas las que derraman su luz y su inspiración sobre los genios en materia del arte; a los sabios les levantan el velo de la Naturaleza. Estos seres tienen la verdadera inspiración, el don de la profecía y los inventos. En esta etapa recibe el hombre la sabiduría celestial para descifrar los misterios de todas las religiones y se vuelve un instructor de los hombres. La mente puede comunicarse con los maestros y reformadores que vinieron al mundo; porque en esta división ya puede hablar con su propio maestro que reside en la pineal que se convirtió en trono del Espíritu Santo. Hay hombres de una evolución más adelantada: aquellos que se emancipan de la esclavitud de la carne y de las pasiones. Sus átomos residen en la quinta etapa del mundo mental.

En esta etapa el hombre y el alma sienten la vida real y la existencia sublime del alma. Aquí la persona obtiene una paz verdadera, porque descubre su sendero individual, puede ir adelante y retroceder a voluntad en la inmensidad de la Naturaleza, descubriendo y conociendo las operaciones inmutables, bajo los fenómenos mas diversos. Sentirá la existencia del alma sin necesidad del razonamiento. Intuitivamente revisa sus propios hechos del pasado, sus frutos en el presente y sus consecuencias en el futuro. A la sexta van los átomos y las almas de los seres que experimentaron débil apego a las cosas temporales, y se dedicaron a la vida superior: intelectual y moral. Sus átomos les ayudan a trabajar por el bien, depurando de sus vehículos inferiores, restos de males incompatibles con su naturaleza intima, que el ser siente en si; adquiriendo ciertas virtudes que responden a las exigencias irresistibles de la voz interior. Aquí siente el hombre la Inteligencia Divina en sus actividades creadoras;  estudia la evolución de todos los seres y resuelve sus problemas, porque en esta etapa cada fenómeno tiene su justo valor y todos los misterios de Dios dejan de ser misterios. Todo lo insondable será resuelto por la intuición que rasga el velo de la ley de causa y efecto. En esta etapa el alma goza con la comunión de otras grandes almas que cumplieron con su evolución terrestre y vibra en armonía con ellos, semejándose poco a poco a ellos. En la séptima y última etapa están los átomos y almas de seres completamente evolucionados, es la puerta que conduce a la vida eterna. Los átomos de esta división son la fuente del saber y de la moral que derraman su energía sublime sobre el cuerpo. De allí proviene la inspiración del genio. En esta etapa viven los Iniciados, teniendo o no cuerpos o vehículos inferiores, ellos siempre están en contacto permanente con la Conciencia Divina y están identificados con la Voluntad del Íntimo; ya no pueden sentir la separabilidad, aunque todavía no han llegado a ser maestros. Muchos preguntan ¿Que objeto tiene el Iniciado con la penetración en su propio cuerpo y conseguir el camino hacia su mundo interno por medio de la Iniciación? Cuando el hombre, por medio de la Iniciación, pierde el apego a las cosas materiales por su aspiración a la superior, pierde también todo temor a la muerte y a toda desgracia ilusoria; entonces tiene que penetrar a su mundo interno para enfrentarse con los átomos animales y demoniacos que trajo con el desde centenares de vidas anteriores. Después tiene que desintegrarlos y hacerlos desaparecer de su cuerpo, para que este sea un verdadero Templo de su Dios Interno. Para esto es necesario afrontar el Fantasma del Umbral, aquella entidad tenebrosa formada por los hechos pasados del hombre. Es necesario descender al infierno para sentir el sufrimiento que el ha hecho sentir a los demás y desarraigar el árbol del mal que planto en su naturaleza desde el comienzo.

7.-En el infierno podemos darnos cuenta de la ley de causa y efecto que enseña que todo dolor infringido a los demás, tiene que sufrirlo el que lo ha causado. Cuando llega a este mundo tiene que identificarse con sus habitantes, sufriendo las consecuencias de sus hechos. Este es el significado del enterramiento de la Iniciación Egipcia, esto es, el descenso a las profundidades de su Yo inferior.

El tormento es tremendo, pero el Iniciado esta siempre vigilado y ayudado por su Maestro Interno, aunque el no sepa. Basta que el iniciado invoque la Conciencia Divina a fin de que el Maestro aparezca para ayudarlo y elevarlo de nuevo. Los magos negros utilizan los átomos de esta etapa inferior y los proyectan sobre personas determinadas para influenciar y dominar al mundo con el arma del mal. Cuando desciende el Iniciado a ellos  tratan de convencerle de la inutilidad de sus tentativas, le ofrecen el provecho personal si se une a ellos, afiliándose al ejército del Demonio; pero el Maestro Interno nunca le abandona. Una vez triunfante, sobre estas tentaciones, le invade con el sentimiento de amor impersonal y la sed de justicia, de la cual hable Jesús en su cuarta Bienaventuranza, y se convertirá en la misma Ley que no es ni el Bien ni el Mal, Si el no baja a estas regiones no puede nunca sentir el dolor causado por el a los demás y en consecuencia, no podrá, en el futuro, reparar el daño hecho, aunque de una manera inconsciente; pero el Iniciado tiene que hacer esto en vida y no esperar nunca la muerte para repararlo. Después de la muerte hay que esperar mucho tiempo para reparar el daño; pero después de la iniciación el hombre puede comenzar la obra en el momento.  En el Infierno se encuentran muchas almas y átomos desesperados de quienes fuimos nosotros la causa de su desesperación.  Nosotros hemos creado este Infierno y en el hemos colocado a estas inteligencias y a estas almas; hemos influenciado sobre ellos directa o indirectamente por nuestros pensamientos y deseos. El único medio de libertarlos consiste en desintegrar nuestra naturaleza inferior para que se desintegre este infierno. Muchas luchas tiene que trabar el Iniciado con los habitantes de esta región; solo el amor desinteresado e impersonal es la única arma que puede triunfar en estas guerras. Cuando siente y palpa el sufrimiento que el ha causado, al crear a estos átomos que dominan a sus hermanos por la fuerza del mal, comienza en el una nueva vida cuyo objeto es reparar el daño y salvar al mundo. Los Seres Superiores permiten, en esta región, al mal que se divide entre si y la lucha se entabla entre las dos partes. Estas luchas se comunican y contagian a las naciones, en el mundo físico, que esta contaminada con la fuerza del mal para  que declaren guerras entre ellas, hasta que las dos partes se debilitan y dejan parte el surgimiento de una nueva raza, mas pura que posee mejores surgimientos de fraternidad y de igualdad. Allí el iniciado aprende a combatir  al mal por el bien, a defenderse y defender la humanidad. Por eso vemos que cada instrumento inventado esta combatido por otro que anula sus efectos. En el infierno tiene que estudiar todos los males para saber como anularlos en el futuro, cuando llega a salvador de la unidad, quien, al apoderarse de los conocimientos que posee las entidades inferiores busca como ganarlos para el servicio del YO SOY, depurándolos y desintegrando al infierno de su cuerpo. Muchos seres y almas viven en estas regiones inferiores y sufren lo indecible. Cuando un iniciado baja hasta el mundo inferior, de su cuerpo se pone en contacto con ellos, porque ya se ha dicho que en el bajo vientre hay vibraciones  muy densas y esta densidad de vibración es la que comunica al hombre con el infierno a donde residen las almas y los átomos. El infierno esta dentro y fuera del hombre y la relación que se encuentra  dentro de la parte externa y la interna es la densidad. Cuando desciende el iniciado a estos infiernos, todos sus habitantes claman hacia el, con todas sus fuerzas para que los salve de sus tormentos: el tiene que acudir a sus llamados, venciendo todo obstáculo, y luchando contra las entidades malignas que quieren impedir la salvación de esta seres y estas almas. En las etapas inferiores del mundo de los deseos se encuentran aquellos átomos criminales que se han apoderado de la mente del hombre que vive en vigilia y en sueño, reconstruyendo sus crímenes. El iniciado espiritualista siente, en este estado, que tiene a su rededor una aura impenetrable, que le defiende de todo mal manado  de estas entidades demoniacas y por mas que ellas tratan de penetrar en el, chocan contra su aura y retroceden como la piedra lanzada contra la muralla de acero. La iniciación interna vuelve a ser invulnerable, física, mental y espiritualmente. En la Iniciación Interna, el hombre puede recibir comunicaciones de los seres que han atravesado,  antes, el mismo sendero y la manera de proceder para acelerar la evolución. Las fuerzas del mal no se aquietan ni se conforman con la derrota; a su vez ellas tratan de inspirar a otros seres la ejecución de sus planes. Siempre escogen por presa a los literatos y artistas de índole baja y corrompida y estampan los átomos del mal en su obra. Estos átomos impregnan la mente humana y tratan de arrastrarla al crimen, mucho se ha oído de que después de leer la obra de un autor, el lector trato de suicidarse o se suicido; la naturaleza inferior del lector absorbe los átomos depositados por el autor en sus obras, estos producen en su mente ciertas vibraciones similares a las que fueron depositadas por el demonio en  la mente del autor; que la hacen perder su contacto con el Yo Soy y le  cierran el oído interno a la voz de la conciencia. Muchos son los fines del descenso en vida a los infiernos, por medio de la iniciación interna; pero el mayor es el siguiente: Quien llega durante su vida hasta esta esfera, no sufrirá daño en la Segunda Muerte que esta anunciada en el Apocalipsis, que es la muerte astral; porque la mente al aprender a atravesar estas regiones una vez no puede quedarse aprisionada en ellas después de la muerte del cuerpo, el alma podrá pasar fácilmente al mundo mental y el iniciado se convierte en salvador: auxilia a los recientemente muertos en sus viajes mentales, ayudándoles a atravesar las etapas inferiores, enseñándoles como deben abandonarlas y despertando en ellos la aspiración para que se eleven a mundos superiores.

8.- Con la práctica del método Yoga y con la observación de los preceptos del Sermón de la Montaña, el Iniciado se vuelve héroe, a quien no le amedranta nada en el cumplimiento de su deber. Su amor impersonal es la mejor armadura y defensa en su descenso al mundo infernal. Ni el terror del umbral, ni el demonio interno pueden infundirle miedo en su obra de salvación, porque por donde pasa emana amor y el mismo amor le abre el camino, colocando en su sendero centinelas o ángeles de Luz que le acompañan  en su descenso y en su ascenso. El que ama nada teme. El Iniciado llega a amar la muerte y quien ama la muerte ama al mayor enemigo; con el amor y el descenso al infierno será muy fácil, porque el infierno no es más que el estado desprovisto del Amor. En el sistema simpático y en el sistema nervioso hay muchísimas cosas que aprender. No se puede decir cuanto tiempo necesita pasar el Iniciado, en el estudio y en la practica, en estos mundos; todo depende de la fervorosa aspiración y de la practica perseverante en despertar los átomos dormidos en el propio cuerpo; pero una vez despertados por la aspiración, la respiración y la concentración, el Iniciado puede desintegrar la Bestia, la Serpiente y el demonio que se encuentran en el. Desde estos momentos principia el trabajo arduo para llegar a Maestro. Debe explorar todas las regiones de su cuerpo, vitalizarlos con sus respectivos habitantes, para llegar a la altura de Cristo. Debe descubrir por si mismo la iluminación que esta oculta en el; tiene que dirigir todo lo que se encuentra en el y descubrir las grandes corrientes de inteligencias que trabajan por la construcción del cuerpo. Estas Inteligencias trabajaron en el pasado y trabajaran en el futuro hasta que el cuerpo se convierta en Jerusalén, la Ciudad Santa, simbolizada en el Apocalipsis. Tiene que penetrar en la inmensidad del pasado y estudiar la inmensidad del futuro. Con la aspiración fervorosa el hombre atrae el material adecuado y necesario para la realización del objeto deseado; con la respiración armónica y regulizadora, este material entra en el cuerpo y con la concentración dirige la sangre, vehículo del Yo Soy, a la parte deseada del cuerpo, llevando consigo los átomos aspirados, como un ejercito triunfante, para derrotar y desintegrar los átomos del mal y abrir el sendero hacia la Unión. Hasta aquí fue necesario enseñar al profano que esta fuera del Templo, por medio de la palabra, para saber conducirse; de hoy en adelante será Iniciado y debe practicar, descubrir y sentir por si mismo para llegar a Adepto. El profano es el hombre antiguo, el Iniciado es el hombre moderno y el Adepto es el hombre futuro. Muchos preguntan: ¿Sera cierto que el hombre puede salvar su mundo y salvar a la humanidad? A esta pregunta podemos contestar: El problema individual es el problema universal.

Todo cuanto ocurre y existe en el mundo externo, es la expresión (de ex: fuera y presionar) de algún pensamiento interno creado y generado, con anterioridad, por un individuo. Si el individuo es desgraciado, todo el mundo que lo rodea es desgraciado; es imposible separar el individuo del mundo, porque ambos son Uno; por eso, para salvar al mundo hay que salvar primero al individuo.

El Universo es el conjunto manifestado de todas las emociones, pensamientos y deseos del individuo y de los individuos, que constituyen al mundo con sus naciones, razas, castas y países. Un solo Hombre puede dirigir los pensamientos de una nación, sus emociones y sus deseos. El hombre de un pensamiento potencial puede contagiar con la índole de su pensamiento a todo su pueblo. Este es el origen de todas las guerras y de las miserias que acompañan las guerras. El Iniciado Interno debe ser soldado en el ejercito del Yo Soy, debe afrontar los hechos y disolverlos en el silencio, infundiendo en los demás elevadas aspiraciones, espiritualidad, fraternidad y buena voluntad, y todas las virtudes que puede concebir; pero si el no posee esta virtudes y no los ha experimentado en si mismo, ¿Cómo puede aliviar a los demás? La Iniciación Interna tiene por objeto la Unión con el Íntimo y con todos los seres. Una vez unido el Iniciado a su Íntimo irradia compasión, misericordia, caridad, fraternidad y todos los atributos de la Divinidad; entonces puede por medio de su pensamiento encausar los impulsos generados, de la Fuente Interna, en el silencio y la impersonalidad. El Iniciado en el mundo interior ve todos los problemas del mundo externo, surgido desde el mundo subjetivo, desde el cual puede trabajar para resolverlos, aplicando las leyes eternas e inmutables que están descritas en el método Yoga y en el Sermón de la Montaña. De esta manera el Iniciado genera el flujo de su aspiración y de sus pensamientos y los infunde en si mismo y en la Humanidad. Este flujo organizara la sociedad futura en la cual, el Espíritu del Cristo, se expresara por el corazón de todos los individuos y vivirán las naciones como una sola familia, de un solo Padre.

 

NOTA: En el camino de la Iniciación, el verdadero principiante en los conocimientos espirituales, y que realmente aspire a convertirse en un investigador serio, debe, sobre todo leer lo relacionado con todas las religiones; y se dará cuenta, que todas conducen al mismo principio y fin de todas las cosas: DIOS, pero este es el Misterio de los Misterios, insondable, pero que ese misterio yace oculto en el corazón de toda su Creación, del cual el hombre y la Mujer, viene a ser los reyes de esta; pues en el principio después de la creación de los elementos de la Naturaleza se lee en la Biblia, Y dijo Dios:
Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Y crio Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo crio; varón y hembra los crio. (Andróginos, la primera creación) Génesis, Cap. 1 verso 26 y 27.

Luego en el Cap. 2 versos del 16 al 25, se lee: Y mando Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto comerás; Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de el; porque el día que de el comieres, morirás.  Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre este solo; harele ayuda idóneas para el.  Formo, pues, Jehová Dios de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y trajolas a Adam, para que viese como les debería de llamar; y todo lo que Adam llamo a los animales vivientes, ese es su nombre.  Y puso Adam nombres a toda bestia y ave de los cielos y a todo animal del campo; mas para Adam no hallo ayuda que estuviese idónea para el.   Y Jehová Dios hizo caer sueño sobre Adam, y se quedo dormido; entonces tomo una de sus costillas, y cerro la carne en su lugar;   Y  de la costilla que Jehová Dios tomo del hombre, hizo una mujer, (segunda creación) y trajola al hombre.  Y dijo Adam: Esto es ahora hueso de mis huesos, y carne de ni carne; esta será llamada Varona, porque del barón fue tomada. Por tanto, dejara el hombre a su padre y a su madre, y allegarase ha a su mujer, y serán una sola carne.  Y estaban ambos desnudos, Adam y su mujer, y no se avergonzaban. Génesis, Cap. 2 versos 16/25, Sacra Biblia.

En el Libro de Deuteronomio se lee: Cap.7 verso 9 al 12: Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta las mil generaciones;  Y que da el pago en su cara al que le aborrece, destruyéndolo; ni lo dilatara al que le odia, en su cara le dará el pago. Guarda por tanto los mandamientos, y estatutos, y derechos que yo te mando hoy que cumplas. Y será que, por haber oído estos derechos y guardado y puestolos por obra, Jehová tu Dios guardara contigo el pacto y la misericordia que juro a tus padres.

En el Cap. 15 verso 2. Hablad a los hijos de Israel, y decidles: Cualquier varón, cuando su simiente manare de su carne, será inmundo.

Verso 18.- Y la mujer con quien el varón tuviere ayuntamiento de semen, ambos se lavaran con agua, y serán inmundos hasta la tarde.

La castidad es requisito indispensable para encontrar gracia antes los ojos de nuestro Señor Jehová, Dios, por lo tanto las organizaciones que no nos hacen perder nuestro tiempo en la búsqueda espiritual son, en recomendación: El Gnosticismo de Samael Aum Weor, iniciador , ahora en cuerpo de Samael Johab Bathor Weor en unión con el Venerable Maestre Kalium Zeus Induzeus.

Gnosticismo el Alfa.  El Taoísmo  el Omega de la enseñanza de la salvación, solo estos guerreros Cósmicos están enseñando el camino de la redención del hombre por la develación de los misterios Cristicos enseñados en la Sakra Biblia, pero por estar en clave no los ha comprendido la humanidad.

 

DIOS NO TIENE HIJOS PREFERIDOS, SINO QUE EL ES EL PREFERIDO POR ALGUNO DE SUS HIJOS.   V. M. S. A. W.  Y   V. M.  K. Z. I. (línea Jehovistica)
Paz y Luz a vuestros seres.   AOM.